Activado el operativo de vialidad invernal de la DPH en la provincia

quitanieves

El operativo de la Diputación Provincial de Huesca para la conservación y seguridad en las carreteras de la provincia durante esta temporada invernal está puesto en marcha para garantizar principalmente la seguridad en los desplazamientos en cerca de 650 poblaciones cuyo único acceso se realiza a través de la red local y provincial. Se desarrolla siguiendo un modelo basado en el despliegue de los medios por todo el territorio en un ámbito de colaboración entre la DPH, las comarcas altoaragonesas y los distintos parques de Protección Civil.

Esto es lo que permite que sea la meteorología la que active de forma automática este servicio cuando llegan las primeras nieves y a partir de ahí actuar en la limpieza de las carreteras, su señalización, y en la prevención de la producción de hielo y extensión de fundentes cuando sea necesario. En cifras, el dispositivo se va a desarrollar en más de 1.600 kilómetros de carreteras, entre las que hay 900 núcleos situados por encima de 500 metros, y si se traduce en habitantes con este plan se atiende a unos 30.000.

Con estas características ya por los años ochenta la Diputación Provincial consideró necesario establecer un plan de vialidad invernal, primero de manera experimental en la mancomunidad de Los Valles hasta llegar a la colaboración que hoy en día tiene la DPH con las diez comarcas altoaragonesas y los distintos parques de Protección Civil.

El responsable de Obras de la Diputación, Armando Borraz, señala que este servicio “podemos decir que se pone en marcha con las primeras nieves” y las actuaciones están centradas “en la prevención de las heladas, con la aplicación de fundentes, la instalación de silos de acopio de sal en diferentes puntos de la provincia y con la retirada de nieve de las carreteras”.

Borraz ha mantenido reuniones durante los últimos meses con responsables de las diez comarcas a las que la Diputación “proporciona el material necesario y los utensilios que van necesitando para que los vecinos tengan los menos problemas posibles cuando llegan las nieves”. Así es como todas las comarcas cuentan con medios como vehículos todoterreno equipados con cuchilla o esparcidores, tractores con pala, abonadoras, extendedores de fundentes, cuñas de diferentes formas según la función que se requiera o diferentes silos y depósitos de sal.

“Si nos remontamos a los tiempos en que no existía este servicio,la única solución era que los vecinos quitasen la nieve con la pala”, señala el responsable de la DPH que lo compara con la actualidad cuando, en cambio, hay más de medio centenar de vehículos quitanieves repartidos por las comarcas, “contar con los medios materiales y humanos en el interior del territorio nos permite dar una rápida respuesta a las incidencias”, destaca Armando Borraz.

Las principales actuaciones se focalizan en zonas de montaña, pero Borraz apunta que “en la zona llana también se activa el servicio para prevenir que se hielen las vías y aplicar sal que frene las consecuencias del hielo en las carreteras”.

Del total de la inversión de la DPH para el operativo en vialidad invernal, 200.000 euros van destinados a dotar de nuevo equipamiento a comarcas y ayuntamientos para que, en una actuación conjunta con los parques de Protección Civil esté garantizada la seguridad en carreteras con condiciones climatológicas adversas. El resto de inversión, hasta llegar a los más de 500.000 euros, va a parar a los convenios acordados con las entidades comarcales para la prestación de este servicio, teniendo en cuenta las características orográficas de cada territorio, y a la adquisición de fundentes para la prevención en la formación de hielo en las carreteras.

70 núcleos de población por encima de los 1.000 metros

Este Plan permite cubrir una red de carreteras de ámbito local y comarcal que da servicio al 84% de los núcleos de población del territorio desde unos cuarenta puntos destinados a la atención de la vialidad invernal.

El operativo tiene que hacer frente a una orografía en la que 92 puntos se encuentran entre los 800 y los 1.700 metros y en los que se ubican más de 10.000 personas. Los trabajadores de los parques de montaña suelen salir a las seis de la mañana para evitar cruzarse con otros vehículos y priorizan que el transporte escolar pueda circular a primera hora de la mañana y también que los centros de salud puedan abrir o que el médico pueda salir a atender a algún enfermo en su casa.

El territorio altoaragonés tiene cerca de 300 núcleos de población situados entre los 500 y los 1.700 metros de altitud, de los que 70 están ubicados por encima de los 1.000 metros de altitud. Por comarcas, la distribución de núcleos que superan estas medias es la siguiente: en el Alto Gállego hay 47 núcleos con una media de 860 metros de altitud; en la Hoya de Huesca 46 con una media de 785; de la Jacetania los 49 que superan este baremo de referencia para el Plan de Vialidad están a una altura media de 876; y en La Litera 4 núcleos con una media de 644. En la Ribagorza se alcanza la media superior de la provincia: 73 núcleos se encuentran por encima de 500 metros y la media de altitud es de 1.032 metros. En el Sobrarbe, 68 con una media de 928,23 y los 9 del Somontano que superan los 500 metros de referencia están a una altitud media de 635,36 metros.

Comentarios