Sariñena sigue sin agua potable más de una semana después

Sariñena

Ha pasado más de una semana desde que los aproximadamente 3.500 vecinos de Sariñena no pueden beber agua, ni utilizarla para cocinar, según indicaciones del consistorio. Como explica su alcalde, Francisco Villellas, esta advertencia se hizo porque los parámetros encontrados en un análisis desaconsejaban su consumo. Este martes los servicios técnicos de Monegros Servicios Medioambientales han vuelto a tomar muestras y en los próximos días se conocerá si las medidas correctoras han funcionado; es decir, los ajustes de productos químicos permitan que el agua vuelva a ser segura para su consumo.

Villellas considera que ya han pasado suficientes días para que el agua vuelva a presentar parámetros de seguridad y es posible que ya sea potable, pero prefiere ser cauto y esperar a los resultados de los nuevos análisis. Explica además que en este tiempo no han recibido el malestar de numerosos vecinos de la localidad, ya que lamentablemente son muchos los que habitualmente consumen agua embotellada por la mala calidad que presenta el agua en Sariñena.

Las medidas que se tomaron desde el pasado miércoles fueron cortar directamente el suministro de la acequia Valdera (principal sistema de abastecimiento en la actualidad), que en opinión del primer edil es de mala calidad por los arrastres de tierra de esta infraestructura, que además permanece sin cerramientos. Por tanto, de forma temporal, Sariñena se está suministrando del agua del sector XI, del Canal del Flumen.

Sería precisamente ésta una solución definitiva para el agua de mala calidad de Sariñena, señala su alcalde. El problema es que todavía falta por construir una tubería que conectara permanentemente el depósito con la canalización del sector XI. A raíz de estos problemas con la potabilidad, el Instituto Aragonés del Agua va a elaborar un proyecto para la construcción de dicha infraestructura y se va a tratar de priorizar esta inversión, subraya el primer edil.

Comentarios