Los ayuntamientos podrán dedicar el superávit a inversiones

El Gobierno del PP en Madrid está dispuesto a aceptar esta petición del PSOE y aprobará un decreto ley a finales del año que viene para que los ayuntamientos reinviertan su superávit en proyectos, según fuentes de la negociación

La modificación de la llamada “regla de gasto” es una vieja aspiración de todos los ayuntamientos porque la actual ley les impide dedicar su superávit a nuevos proyectos. Esta regla de gasto, que forma parte de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, ata de pies y manos a los ayuntamientos porque les obliga a ingresas sus remanentes en el banco o bien dedicarlos al pago de deuda. El dinero “sobrante” de los ayuntamientos gracias a estos años de contención presupuestaria supera los 4.500 millones de euros

En la reunión, según informa la SER, con todas las entidades locales celebrada este miércoles, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se han comprometido a “reformar la regla de gasto” pero han mantenido un “silencio evasivo” a las demandas de los ayuntamientos para reinvertir el superávit.

PUBLICIDAD

De momento, se creará un grupo de trabajo integrado por Hacienda, las entidades locales, las comunidades autónomas, la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la Autoridad Fiscal Independiente para estudiar estos cambios que también se vienen estudiando en Europa.

Sin embargo fuentes de la negociación consultadas por la SER, aseguran que el ejecutivo aprobará a finales del año que viene un real decreto ley para que los ayuntamientos puedan destinar su superávit a inversiones. Esta era una petición socialista y da muestra de la buena sintonía con el gobierno y avanza la posibilidad de que ambas partes lleguen a un acuerdo global sobre los objetivos de déficit público y del techo de gasto para 2017.

Por otro lado, Montoro ha avanzado que mantendrá los objetivos de equilibrio presupuestario de las corporaciones para el año que viene y el siguiente. Es decir, déficit cero

Comentarios