Marta Ferrer: ‘Formación, y si no se es habitual de la montaña invernal acceder a ella con profesionales’

El perfil del montañero que accede en invierno a la montaña no tiene nada que ver con el montañero o senderista que frecuenta el Pirineo en primavera o verano. La montaña está menos masificada pero, en invierno, explicaba Marta Ferrer, responsable de la campaña Montaña Segura, ese convierte en un medio, técnicamente, más complejo donde el nivel de riesgo es más elevado.

Marta Ferrer explicaba que, se sigue aprovechando para canalizando la información la red de informadores voluntarios con casi 300 puntos informativos y de las redes sociales para llegar tanto a montañeros expertos, que siguen desarrollando actividades en la montaña en invierno, como a quienes proceden de las estaciones de esquí y carecen de experiencia previa. La montaña invernal, señalaba, requiere un plus de planificación, de formación y de revisión de equipo.

En esta época se insiste mucho en el peligro de los aludes. El año pasado, recordaban desde Montaña Segura, se dieron muchos accidentes provocados por nieve dura y deslizamientos. Sonda, arva, pala, piolets y crampones no deben faltar nunca en una mochila invernal, además de saber usarlo y hacer las prácticas necesarias para recordar su funcionamiento.

Marta Ferrer insistía en lo importante y necesario de la formación, o si no se es habitual de la montaña, acceder a ella con profesionales, guías o clubes de montaña, que pueda enseñarnos cómo hacer las cosas bien.

Acerca de los datos de rescates en montaña, apuntaba Ferrer que, falta datos básicos como el de saber cuánta gente va a la montaña pero que, es evidente, que cada vez la frecuenta más gente y eso hace que cada vez sucedan más cosas. Desde Montaña Segura se trabaja y se va a seguir trabajando con los dos colectivos, los que tienen poca experiencia y con algo más de experiencia y sentido común son accidentes que podrían evitarse, y el montañero experto que sufre menos accidentes pero de mayor gravedad.

Comentarios