Huelga en la sanidad pública aragonesa para el 23 de enero

Los sindicatos Cemsatse, Csif y CCOO han anunciado la convocatoria de una huelga en el Servicio Aragonés de Salud, consistente en paros de dos horas en cada uno de los turnos de trabajo de la jornada del próximo 23 de enero. Lo hacen al no haber aprobado el Gobierno de Aragón la OPE extraordinaria que acordó con ellos con cerca de 1483 plazas.

Los tres sindicatos han valorado positivamente la presentación por parte de los grupos parlamentarios de PSOE y CHA de una proposición de ley que permitiría al Gobierno la convocatoria de ofertas de empleo complementarias y cuya toma en consideración fue aprobada ayer por el Pleno de las Cortes de Aragón con 20 votos a favor y 45 abstenciones. Sin embargo, consideran que en el caso de que se apruebe finalmente esta ley, que se someterá a debate parlamentario en los próximos días, no constituirá una garantía suficiente de que el Consejo de Gobierno vaya a aprobar las 1483 plazas pactadas en la mesa sectorial de Sanidad el pasado 10 de junio.

Para los convocantes, “la situación generada por el propio Gobierno de Aragón, deslegitimando los acuerdos alcanzados en el seno de la mesa sectorial y deslegitimando al propio Consejero de Sanidad, que es el responsable de la propuesta de la Administración que finalmente se aprobó en la mesa, ha creado un clima de desconfianza que impide alcanzar nuevos acuerdos.”

A este respecto, el secretario general de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO en Aragón (FSS-CCOO Aragón), Juan A. Urdániz, ha explicado que “no podemos sentarnos a negociar todas las cuestiones pendientes frente a quien nos ha demostrado que no es capaz de respetar lo acordado”. Asimismo, ha añadido, “la huelga nos proporciona un escenario en el que se ponga el contador a cero y se pueda establecer un calendario de negociación real para el desbloqueo de todos los asuntos pendientes”.

Urdániz ha explicado también que han llevado la fecha a enero para dar un margen al Gobierno para poder reaccionar y también para evitar aumentar los problemas de saturación de los servicios que se dan en estas fechas. Pero ha sido rotundo al afirmar que “se ha llegado al límite de segundas y terceras oportunidades de solucionar el problema generado por el propio Gobierno”.

Comentarios