Arranca la temporada de esquí: sol y animación sin aglomeraciones en el primer tramo del puente

candanchú

Con sol, sin aglomeraciones y muchas ganas. Así estrenaban los esquiadores el primer fin de semana de la temporada. Más de la mitad de los dominios esquiables de las estaciones están abiertos. En torno a 165 km y espesores que rondan medio metro de nieve. La estación de Cerler supera el metro y medio en el sector de Ampriu, a 2.600 metros.

Un buen comienzo de temporada que irá aumentando de cara al próximo fin de semana.

La animación en las calles se observa en localidades como Jaca, cuya ocupación hotelera ronda el 50%. Las características de este puente favorecen un reparto de la afluencia durante toda la semana. En la primera parte los esquiadores de las comunidades autónomas como Aragón o País Vasco, con fiesta los días 5 y 6 de diciembre. En la segunda, los esquiadores de comunidades como Madrid, con fiesta 8 y 9 de diciembre. Las segundas residencias juegan un papel importante. La ocupación es mayor a partir del jueves.

La previsión del tiempo para el domingo habla de cielos cubiertos en el Pirineo pero con pocas precipitaciones. El lunes vuelve el sol para quedarse toda la semana.

Desde las estaciones ponen en relieve la importancia que tiene comenzar la temporada en este puente, que además del apartado económico, sirve para crear cultura y ambiente nieve de cara a las próximas semanas. Comienzan así más de cuatro meses de trabajo para las estaciones. La temporada puede extenderse hasta el 17 de abril.

LAS ESTACIONES ESTÁN ABIERTAS A LA MITAD DE SU CAPACIDAD

La estación Formigal-Panticosa oferta 77 km en 76 pistas abiertas. Astún-Candancú en torno a 42 km en 42 pistas. Cerler, en el valle de Benasque, propone 46 km, 39 pistas y los espesores más amplios. Continúan trabajando para ir abriendo más zonas en las próximas horas.

El esquí nórdico tiene 7 km pisados en Llanos del Hospital y 5 km en la estación de Somport.

Las novedades de este año pasan por la unión comercial de las estaciones de Astún y Candanchú, que venden un forfait único y ponen a disposición de los esquiadores un autobús lanzadera entre ambas estaciones.

Aramón apuesta por actividades para todos los públicos. Circuitos de trineo, paseos en telesilla, raquetas o motos de nieve. La temporada de nieve trae consigo mucho más que esquí.

Los centros invernales suponen el elemento central de un negocio, el de la nieve, que genera economía en todos los sectores del territorio. La nieve en los valles pirenaicos genera más de 1.000 puestos de trabajo directos y en torno a 10.000 indirectos que dependen de la apertura de las estaciones. En la provincia de Huesca y en particular en los valles del Pirineo el turismo de nieve supone el 20% del PIB, producto interior bruto. Por cada 100 euros que se gasta un esquiador, 20 los deja en bono de la estación y los 80 restantes en el sector de servicios de la zona. En ellas ya está preparada toda la oferta de apres-ski con deporte, patrimonio y actividad cultural.

Comentarios