Nueve de cada diez nuevos empleos durante este año en Aragón se han creado en el sector de Finanzas y Seguros

En el último año el número de ocupados en la comunidad ha aumentado en 3.600 personas (+0,7%). Nueve de las once ramas de actividad han incrementado su ocupación a lo largo de este periodo, mientras que las otras dos lo han reducido notablemente. Las ramas de Finanzas y seguros (+35,2% y la creación de 3.200 empleos) y Actividades inmobiliarias (+24,1%; 700 puestos) exhiben los mayores incrementos porcentuales. Son algunas de las conclusiones que arroja el estudio DE Adecco sobre la evolución del empleo durante este 2016 y el perfil socioeconómico en Aragón.

Ahora, tres ramas de actividad concentran dos tercios del empleo aragonés. Se trata de Comercio y Hostelería (25,4% del empleo total), Administraciones Públicas y servicios sociales (23,3%) y Manufacturas (17,1%).

Si separamos los empleos en dos grandes categorías, Asalariados y No asalariados, se observa que los datos de Aragón muestran una particularidad. Junto con Asturias y La Rioja, son las únicas autonomías en donde el aumento del empleo se explica por una pérdida de puestos asalariados que es más que compensada por el inicio de tareas no asalariadas (emprendimiento).

En efecto, el número de asalariados aragoneses ha tenido un descenso interanual de 500 personas (-0,1%) al mismo tiempo que el de los no asalariados ha crecido en 4.100 (+4,2%). Esta es una dinámica diametralmente opuesta a la nacional, donde el 95% del aumento del empleo se debe a puestos asalariados.

Entre los no asalariados el número de autónomos ha tenido un incremento notable, con un alza interanual de 4.900 personas (+7,7%), mientras que el de empleadores lo ha tenido más moderado (+3,3%, con 1.000 personas). Al mismo tiempo se ha reducido el número de Otros (negocio familiar sin remuneración, etc., -56,3%).

Entre los asalariados aragoneses, todos los puestos de trabajo suprimidos se han perdido en el sector privado, que ha reducido la contratación en 3.800 personas (-1,1%). Por el contrario, en el sector público el número de asalariados ha aumentado en 3.300 plazas (+3,4%). Ambas variaciones contrastan con la media nacional pues ha crecido el empleo privado un 3,7% interanual y el público un 0,6%.

Según el tipo de contrato firmado, la pérdida de 500 asalariados en la región se explica por la incorporación de 6.200 personas con un contrato temporal (+6,2%) y el despido de 7.000 personas indefinidas (-2%).

No obstante, pese a su incremento, la tasa de temporalidad aragonesa (24,5%) es ahora 1,4 p.p. inferior a la de 2008. Es decir, la temporalidad es menor ahora que antes de la crisis económica.

Comentarios