Piden a la consejería de Educación una apuesta firme y decidida por la escuela pública

Representantes de la Junta de Personal Docente no Universitario de Huesca, además de profesores de la escuela pública, se concentraban este miércoles en la plaza de Cervantes, para ratificar su defensa de la Escuela Pública, y mostrar su preocupación por que en los conciertos educativos que deben negociarse, ésta salga peor parada que la concertada, a la vista de que en los próximos dos cursos escolares va a haber más de 160 niños menos que escolarizar.

Esto supondría tres aulas menos. Desde la Junta de Personal se exige que ninguna de esas aulas se cierre en la escuela pública, que puede y debe asumir la demanda de la sociedad.

En enero se revisarán los conciertos para los próximos seis años. Consideran que el momento es muy delicado, en una ciudad como Huesca, con los colegios privados concertados juntos en el centro, y con unos procesos de escolarización, en los últimos años, enloquecidos y judicializados, lo que da lugar a una zonificación irracional. Por ello, piden que se realice la escolarización aprovechando los recursos propios y reclamando la gestión pública del dinero público. Temen que los conciertos beneficien a la enseñanza concertada.

En el manifiesto leído en esta concentración se aseguraba que los procesos de escolarización acontecidos en la Huesca en años pasados han facilitado una “derivación encubierta” de los alumnos de la enseñanza pública a la concertada. Por ello, solicitan a la administración un cambio de tendencia y una apuesta firme, decidida y comprometida con la escuela pública. También exigen a la administración educativa aragonesa que progresivamente deje de firmar conciertos, que se decante por una única red pública sostenida con fondos públicos, que aumenten los fondos destinados al sistema educativo.

Comentarios