El Obispado de Huesca se opone a que el Museo Diocesano y Comarcal de Lleida sea declarado de Interés Nacional Catalán

Al igual que ha hecho su homólogo de Barbastro-Monzón, el obispo de Huesca, Julián Ruiz, ha manifestado, por escrito, al obispo de Lérida, Salvador Giménez, su oposición a que el Museo Diocesano y Comarcal de Lérida sea declarado, con sus colecciones, de Interés Nacional Catalán, si previamente no han retornado a su legítimo dueño las obras que son propiedad del Obispado de Huesca. Esta cordial advertencia se produjo tras conocer la noticia de que se está activando un expediente para declarar el Museo Diocesano y Comarcal de Lleida como de Interés Nacional Catalán.

En el escrito, que ha enviado el prelado oscense a su homólogo en Lleida, recuerda que en el Museo Diocesano y Comarcal de Lleida se encuentran varias obras, en calidad de depósito, de la Diócesis de Huesca como son el frontal de la parroquia de Berbegal y dos tablas de pintura de la parroquia de Peralta de Alcofea. Además, está en Lleida la portada de la Iglesia de El Tormillo.

Asimismo, expone que la proyectada declaración a favor del Museo ilerdense “significaría un obstáculo para llegar a la entrega de esos bienes”. Es evidente que el Obispado de Lleida deberá ser oído como miembro del Consorcio del Museo Diocesano y Comarcal de Lleida, pero teniendo en cuenta que en dicho centro se encuentran depositadas, sin autorización, algunas obras del Obispado oscense, el Obispado ilerdense debería requerir previamente la autorización del propietario para poder dar su consentimiento a tal declaración.

La declaración de Interés Nacional se realizará, según el artículo 25 de la Ley de Museos de Interés Nacional de Cataluña, por la importancia y el valor del conjunto de los bienes culturales que el museo en cuestión reúne, por las características generales o específicas de sus colecciones o porque el interés de su patrimonio sobrepasa su marco, y por la significación especial que tiene para el patrimonio cultural de Cataluña. El artículo 26 de esta misma ley recoge que, dicha declaración se hará, sin perjuicio de la continuidad de la titularidad y gestión de cada museo, por decreto y a propuesta del Consejo de Cultura, Junta de Museos o del titular del Museo y, en todo caso, el titular deberá manifestar su conformidad.

El prelado oscense se despide de Salvador Giménez brindándole, de nuevo, su apoyo “para llevar adelante las acciones conducentes a superar los obstáculos que impiden la devolución de los bienes”.

Comentarios