El PAR reclama la reunión de los consejos de salud de Huesca para atender las necesidades sanitarias

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés ha propuesto públicamente al alcalde y al gobierno municipal tripartito que “lleven a cabo las acciones precisas para la convocatoria o, en su caso, constitución y reunión de los consejos de salud de zona de la ciudad, al efecto de que estos órganos de participación social, institucional y profesional, analicen y adopten postura pública sobre las exclusiones y restrictiva programación del Gobierno de Aragón respecto a las infraestructuras sanitarias en esta capital”.

“El objetivo es -según el PAR- movilizar todos los recursos ante el ninguneo que la DGA aplica sobre el alcalde y el ayuntamiento, que ya aprobó por unanimidad en pleno demandar todos los centros de salud pero el Gobierno de Aragón ha menospreciado tanto esa petición como la reivindicación de usuarios, personal sanitario y entidades oscenses”. “Se trata de lograr que las resoluciones de los consejos de salud sirvan como palanca a fin de impulsar la rectificación del gobierno para que atienda todas las necesidades sanitarias de la ciudad”, señala el Partido Aragonés, que considera precisa la intervención efectiva del alcalde y su equipo de gobierno tripartito “además de enviar cartas o protestar en la prensa, sin resultados”.

El Plan de inversiones 2016-19 anunciado por la DGA y confirmado esta semana en Huesca por el consejero de Sanidad, supone -explica el PAR- “aplazar sin fecha la construcción del centro de salud del Perpetuo Socorro y solamente reparar, sin una rehabilitación profunda, el centro de Santo Grial con expectativa de desmantelamiento, destinando fondos únicamente a edificar el nuevo centro de Los Olivos y al Hospital San Jorge”. Bajo esta programación, “y si no actuamos ya, los oscenses veremos en 2020 que no se ha hecho nada en el Perpetuo Socorro, con el solar de la cárcel cedido y vacío, y que se cierra Santo Grial. Pero si se hace caso al alcalde, quizá el postergado sea el centro de Los Olivos, que también es imprescindible”.

Los consejos de salud están concebidos para facilitar la participación en la gestión sanitaria, en sentido amplio, y deben existir uno por cada zona de salud, es decir, actualmente tres en la ciudad de Huesca: Pirineos, Santo Grial y Perpetuo Socorro. Están integrados por representantes del ayuntamiento, de los servicios sociales públicos, del equipo de atención primaria incluyendo su coordinador, un farmacéutico y un veterinario, representantes también de las organizaciones sindicales, de los consejos escolares de la zona y de las asociaciones ciudadanas (de consumidores y usuarios, asociaciones de vecinos, y otros colectivos). La normativa fija que el consejo de zona ‘podrá reunirse con carácter extraordinario a iniciativa del Presidente o de un tercio de sus miembros’, “y promover esa petición está a mano del ayuntamiento”, indica el PAR.

“Tanto que proclaman desde el ayuntamiento y desde el Gobierno de Aragón sus convicciones sobre la participación ciudadana, los consejos de salud son el órgano de implicación social en materia de atención sanitaria. De hecho, en otros mandatos, hubo resoluciones del ayuntamiento, alguna instada por el actual alcalde, reivindicando estos consejos”, recuerdan desde el PAR. Por ello, según el comité del PAR, “deben pronunciarse sobre las negativas previsiones de la DGA para los oscenses y aplicar la fuerza de la sociedad”.

“Esas previsiones además -concluyen los aragonesistas- han sido ratificadas con argumentos inaceptables por el consejero de Sanidad. Decir que el centro del Perpetuo Socorro está ‘bastante bien’ es ignorar a sabiendas los inconvenientes que padecen vecinos y profesionales, desde hace años. Comparar su situación con las instalaciones de otras localidades es una burla porque la mejora de infraestructuras en esas poblaciones sí está prevista, incluso con presupuestos superiores, pero se deja a Huesca y a los oscenses sin las inversiones que son necesarias. Cerrar a futuro el Santo Grial por completo, dejando siquiera sin un consultorio próximo a los habitantes del centro de la ciudad, es obstaculizar el acceso a un servicio público básico para muchas personas mayores. Finalmente, pretender una justificación de las exclusiones alegando falta de financiación de un plan que se prepara a cuatro años vista, donde cabrán numerosas modificaciones, es sólo enmascarar una negativa”.

Comentarios