José Antonio Betato une su nombre al de Esteban de Esmir

Betato

José Antonio Betato recogía, este sábado, de manos del concejal de cultura del Ayuntamiento de Graus, Joaquín Baldellou, el premio Esteban de Esmir de fomento de la cultura en su edición de 2016 por su labor continuada, generosa y sensible, especialmente, en la última década, a favor de la conservación y difusión del patrimonio local. El acto, que se desarrollaba en el teatro Salamero lo cerraba el sexteto Evóeh.

Audio sin título
Audio sin título

Jorge Mur, técnico de cultura del Ayuntamiento de Graus era el encargado de conducir el acto de entrega del Premio Esteban de Esmir.

Destacaba de José Antonio Betato algunos de los muchos méritos que le hacían merecedor de este galardón como poner música, durante 14 años a las fiestas de Graus, ser uno de los principales mantenedores del Museo de Historia y Tradición de Graus, su labor de recopilación e inventariado fotográfico, el testigo de la revista ‘El Fogaril’ que recogía en 2007, el diccionario castellano grausino y la recopilación de textos en grausino, en los que está trabajando, o su labor al frete de diversos colectivos. Todo ello decía Mur salpicado de trabajo y amor a la cultura grausina, en soledad o en equipo pero siempre añadía con el ánimo suficiente para mantener abierto un museo o sacar adelante una publicación.

El concejal de cultura, Joaquín Baldellou, hacia entrega a Betato del Premio Esteban de Esmir que consistía en una escultura de la artista Marta Danés.

José Antonio Betato, que se expresaba en grausino para reivindicar decía ‘la peculiar forma de hablar que tenemos’, en primer lugar, agradecía a la comisión de cultura, haber pensado en él para este galardón. El que tenga ganas de hacer algo por el pueblo, decía, tiene que hacerlo sin esperar nada a cambio sólo con ilusión y para llenar los ratos de ocio que tenemos, y rodeado de gente, porque solo no se puede hacer todo.

Se refería también al Museo de Historia y Tradición, en el que decía ´soy sólo una pequeña gota de agua', acerca de la revista El Fogaril recordaba que su labor ha sido recuperarla y mantenerla una década, para lo cual, recordaba se rodeó de gente con la misma inquietud que él como Tomás Castillón, José Antonio Mariñosa, Miguel Clavería, Mariano Pascual, José Manuel Betato o Conchi Girón.

Agradecía también la acogida que tuvo su idea de recuperar, tras 60 años, la pastorada por la Asociación de Vecinos del Barrichós.

Acababa su intervención agradeciendo a quienes acudían al Salamero que hubieran querido acompañarle en la entrega del premio.

Esteban de Emir, fue, como recordaba Jorge Mur, un personaje excepcional, decía para la historia de Graus por sus méritos religiosos, políticos e intelectuales, pero también por su generosidad hacia los demás y por su celo del arte, la cultura y educación en Graus y la Ribagorza.

Tras él otros mecenas de la cultura como Mosen Juan Salamero, Fermin Mur y Mur, y autores y artistas, que a falta de recursos económicos, echaron mano de su talento y empeño, como Joaquín Costa, Felipe Coscolla, o Manuel Borguñó, entre otros. A ellos en el siglo XXI se han unido nombres de grausinos y grausinas, decía Mur, que, a su manera, hacen que Graus, desde la cultura, sea un lugar mejor. El último el de José Antonio Betato.

El punto final al acto lo ponía el sexteto Evóeh un proyecto de creación, interpretación y divulgación de la cultura popular y clásica española que trabaja para en la fusión del arte popular o tradicional y el arte culto, al igual que en la fusión de la gran variedad de manifestaciones culturales españolas. Interpretan la música y la poesía del pasado de forma novedosa y amena, pensada para que el público vuelva a conectar con ese gran tesoro artístico. También crean material nuevo, con una responsable intención de seguir la línea marcada por esos mencionados cinco siglos previos de riqueza cultural.

Comentarios