La consejera entrega el Pacto Social por la Educación en las Cortes

violeta barba mayte pérez

La consejera de Educación, Cultura y Deporte, Mayte Pérez, entregaba a la presidenta de las Cortes de Aragón, Violeta Barba, el Pacto Social por la Educación en Aragón consensuado en el Consejo Escolar de Aragón para que se inicie el debate parlamentario y el documento consiga el apellido de Pacto Social y Político por la Educación en Aragón.

El texto reúne 249 acciones con las que se persigue mejorar el sistema educativo aragonés y se sustenta en cuatro pilares básicos: calidad, equidad, participación y planificación educativa. Ha sido fruto de un largo proceso participativo y un año de intenso trabajo de documentación, reuniones y debates en el Consejo Escolar de Aragón. Ahora, se tramitará en la comisión especial de estudio creada en las Cortes. En ella, los grupos parlamentarios debatirán el documento.

“Para nosotros es un día muy importante porque entendemos que la estabilidad del sistema educativo debe estar por encima de cualquier otro interés. Cuando llegamos al Gobierno teníamos la convicción plena de que conseguir esa estabilidad y seguridad para toda la comunidad educativa era la prioridad”, ha explicado la consejera de Educación. Por ello, la consejera encargó al Consejo Escolar de Aragón, como máximo órgano de la comunidad educativa, que elaborara un diagnóstico del sistema y un documento de Pacto Social que sirva de base para convertirse también en político y blinde el sistema.

El Pacto Social recoge, entre otros aspectos, la universalización de la educación de 0 a 18 años; la protección de la educación en el medio rural, a través de la creación de un Observatorio y un Plan estratégico que permita garantizar el mantenimiento de la escuela rural, instrumento fundamental de desarrollo y cohesión del territorio; el fomento de la participación real, comprometida y activa de toda la comunidad educativa; y una apuesta clara por articular mecanismos que corrijan las desigualdades sociales y culturales, tanto en el acceso al sistema educativo como su permanencia en el mismo.

Asimismo, el texto incide en desarrollar acciones encaminadas a mejorar la calidad de la enseñanza y, como consecuencia, garantizar el éxito escolar del alumnado. También apuesta por la innovación educativa y la implicación activa del profesorado. Para ello, introduce medidas de estímulo de la formación continua, la mejora de sus condiciones laborales y su reconocimiento social.

El Pacto contempla una escolarización equitativa y equilibrada, además de una ratio profesor/alumno reducida, atendiendo a los casos de alumnado con necesidad específica de apoyo educativo. Otro punto destacado es la apuesta por la evaluación, que debe hacerse extensiva no solo al proceso educativo, sino también a las infraestructuras, a los equipos docentes y no docentes, a las familias, al alumnado, a los sistemas de participación y al mismo proceso de evaluación.

Comentarios