El PAR de Huesca insta al ayuntamiento a acordar y movilizar alternativas para cierre definitivo y desafectación del cuartel Sancho Ramírez

El Comité municipal de Huesca del Partido Aragonés ha planteado públicamente al alcalde, al gobierno local y a todos los grupos del ayuntamiento de la ciudad que “tomen la iniciativa con unidad y determinación para acordar, promover y movilizar todas las alternativas con la meta de evitar el cierre definitivo y desafectación del acuartelamiento Sancho Ramírez, ahora confirmados plenamente. Se trataría de superar la simple protesta o las iniciativas parciales, teñidas de enfrentamiento de sigla y disensiones, que últimamente se han llevado a cabo y en cambio, tratar de alcanzar un entendimiento amplio en todas las posibilidades y cuestiones, que incluyera tanto a las instituciones como a las entidades y colectivos ciudadanos, y proponer esas opciones al Ministerio de Defensa con urgencia”.

Para el PAR de Huesca “se debe apurar todas las últimas opciones y en todos los ámbitos”. En ese sentido, el comité oscense del Partido Aragonés recuerda que, a propuesta del PAR, el ayuntamiento acordó el año pasado, a finales del anterior mandato, una resolución en pleno a fin de reforzar sus gestiones, en colaboración con el Gobierno de Aragón y otras instituciones, para plantear ante el Ministerio de Defensa su valoración favorable a la posible instalación en el acuartelamiento Sancho Ramírez de tropas de la Unidad Militar de Emergencias, sin descartar otras unidades, y alcanzar así el objetivo de evitar el cierre del cuartel y de mantener al menos el mismo número de efectivos. “Sin embargo -explica ahora el PAR-, no se conoce que haya habido actuación alguna al respecto, aunque era público que Defensa estudió esta alternativa para la que Huesca es idónea y que aún podría ser factible pero que se complicaría totalmente si culmina por completo el cierre de la instalación y su desafectación de usos militares, como ha previsto Defensa”.

En esta cuestión, el comité municipal del Partido Aragonés, señala también que “el ayuntamiento debe mantener su firmeza, como ya se anunció en su día, en los aspectos urbanísticos puesto que el cuartel vacío sería muy probablemente objeto de una propuesta de carácter similar a lo sucedido con el acuartelamiento de artillería Alfonso I o el de la Merced, la antigua zona de reclutamiento, para generar terrenos de nuevas edificaciones, en parte residenciales, a futuro”.

Finalmente, el PAR considera que “el acuerdo planteado a Defensa debería incorporar no sólo éstos sino todos aquellos puntos favorables a la ciudad y la continuidad del Sancho Ramírez, con criterio positivo, siendo de importancia capital que exista unanimidad política y social, de manera que el ayuntamiento tiene que convocar y concitar esos apoyos. La pérdida que supone para la ciudad este traslado de efectivos y cierre de su base, merece que se haga todo lo que resulte viable desde Huesca”.

Con todo ello, el Partido Aragonés de Huesca reacciona a la respuesta oficial del ministerio que ha sido recibida este miércoles, ante una pregunta parlamentaria de la senadora del Partido Aragonés, Belén Ibarz, presentada el pasado octubre. En su contestación, Defensa concreta y detalla sus planes de desmantelamiento del cuartel y todas sus unidades, en unas instalaciones que, según el escrito, ‘dejarán de ser necesarias para los intereses del Ejército de Tierra a fecha de 31 de diciembre de 2016, lo que llevará consigo la disolución de la Unidad de Servicios de Acuartelamiento Sancho Ramírez y de la Residencia Logística Militar de Huesca con la misma fecha, al quedar la guarnición sin efectivos”, por el traslado realizado en estos meses del Grupo de Transporte I/41. Así mismo, el ministerio indica que ‘estas actuaciones se han hecho pensando en minimizar los daños en el personal, posibilitando la reubicación en las unidades de las plazas próximas, siendo Zaragoza el principal destino. A partir del 1 de enero de 2017 se mantendrá una Comisión Liquidadora, durante un plazo máximo de tres meses, para llevar a cabo las entregas de material, documentación e instalaciones, así como la liquidación de fondos. Una vez finalizadas estas actuaciones se llevará a cabo la desafectación de las instalaciones por parte del Instituto de la Vivienda, Infraestructura y Equipamiento de la Defensa’.

“A la vista de esa programación -concluye el comité del PAR-, el objetivo por parte de la ciudad, sus representantes y entidades, es agotar las últimas oportunidades cuanto antes para que no se ultime toda esta previsión y posteriormente, resulte mucho más difícil recuperar la actividad del cuartel”.

Comentarios