Cuarenta años del túnel de Bielsa-Aragnouet y una década de Geoparque, efemérides destacadas en Sobrarbe en 2016

túnel Bielsa

La comarca de Sobrarbe ha celebrado dos aniversarios destacados durante este año. Por un lado, las cuatro décadas de una infraestructura transfronteriza que ha mejorado las conexiones con los vecinos franceses. El túnel de Bielsa-Aragnouet marcó un antes y un después en ambas vertientes en los ámbitos social, cultural y económico. La naturaleza y riqueza paisajística es el principal atractivo en el Geoparque de Sobrarbe- Pirineos que ha cumplido en 2016 su décimo aniversario.

Este túnel supuso un hito en el desarrollo socioeconómico de Altos Pirineos y la comunidad autónoma aragonesa. En los últimos años, la mejora de su funcionamiento ha sido cada vez más evidente, con inversiones para reducir los riesgos ante elementos naturales y mejorar la seguridad vial. El proyecto Securus a través de fondos Poctefa se propone actuaciones en esta infraestructura hasta 2020.

La celebración de esta efemérides ha tenido a lo largo de este 2016 un acto institucional con presencia de los presidentes respectivos de Aragón y de Altos Pirineos, una excursión y comida de confraternización con más de 400 personas; un concurso de fotografía y otras actividades sociales y culturales.

Por otro lado, el décimo aniversario del Geoparque de Sobrarbe- Pirineos ha sido otra de las cuestiones destacadas en el territorio. Se trata de un gran hito porque pone en valor la riqueza paisajística de la zona en el ámbito internacional, con la catalogación como Geoparque Mundial de la Unesco en 2015, lo que fue un “sello de calidad muy importante”. Así lo destacaba el coordinador científico del Geoparque Sobrarbe-Pirineos, Ánchel Belmonte, que explicaba que este aniversario era un buen momento para hacer balance de todo lo que se ha conseguido y comenzar a preparar próximas acciones.

Este año dos sucesos se producían en la Comarca de Sobrarbe, el accidente mortal de una joven de quince años y la desaparición de un montañero en Bujaruelo.

En el mes de julio en un accidente fallecía una niña de quince años, en la zona de Fuen Blanca en el Cañón de Añisclo, en el Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, tras precipitarse veinte metros en un barranco mientras realizaba una marcha nocturna, junto a otros niños de entre 15 y 16 años acompañados de sus monitores. La menor pertenecía a un grupo de Scouts de Sabadell (Grupo Escolta Xaloc) que se encontraban en la zona para unos días de campamento.

En octubre eran encontrados los restos del montañero, José Mª García, que llevaba desparecido en Bujaruelo desde el 23 de abril. La Guardia Civil recibía una llamada de un pastor que se encontraba en la zona alta del río Ara, informando que había localizado restos de un cuerpo humano. El cuerpo de José Mª García era encontrado más allá del refugio de Labaza.

Comentarios