Los sindicatos han protestado por la mala calidad del empleo y piden una mayor cobertura social

Los sindicatos han mostrado, a lo largo de todo el año que ya termina, sus reticencias con respecto a la situación económica y del desempleo. Mes tras mes, conforme se iban conociendo las cifras del paro, tanto UGT como CCOO arreciaban en sus críticas. Les ha parecido que el descenso, cuando lo había, era muy pequeño, y que atendía principalmente a la estacionalidad del empleo de esta provincia, algo que consideran que debería cambiar, porque hay épocas del año en las que las cifras son ilusorias. El año finalizaba con la movilización que sacó a los sindicatos y trabajadores a la calle a pedir una redistribución de la riqueza, y que poderes públicos y empresarios garanticen el bienestar social.

Durante todo este 2016, las responsables de los dos sindicatos mayoritarios, Begoña Pérez por CCOO y Rosa Serrano por UGT, respectivamente, han hablado de precariedad y excesiva temporalidad del empleo. También han exigido la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores.

En los últimos meses han venido solicitando una mayor subida salarial, así como una necesaria mejoría del sistema público de pensiones. En su opinión, los datos del paro han venido mostrando todo el año la debilidad de nuestro mercado laboral, y la precariedad del empleo que se genera. Sus críticas también se referían a las cifras de contratación y de afiliación a la Seguridad Social en la provincia.

Los sindicatos recuerdan que el mercado laboral de la provincia de Huesca y de Aragón está centrado en un modelo productivo basado en los servicios de bajo valor, y con poca actividad industrial. Ello conlleva, en su opinión, un empleo precario y con bajos salarios, que tiene, además, muchas fluctuaciones estacionales.

Comentarios