Almunia de San Juan acoge una exposición de títeres y sombras hindúes

Desde el jueves día 5 al domingo día 8 de enero se puede visitar en el Salón de Actos del Ayuntamiento de Almunia de San Juan a la exposición de títeres y sombras hindúes denominada “Títeres con histora. La historia de Tititir-ando”, que cuenta con la colaboración de Pilar Español y Restauro Art.

Además, se ha programado para el sábado, día 7, un taller de sombras de 17 a 19h. Los asistentes tienen que inscribirse previamente en el Ayuntamiento.

Los horarios de apertura son: jueves de 17.30h a 20h, el viernes de 18h. a 21h, el sábado de 17h. a 20h. y el domingo de 11 a 13h y de 17 a 20h.

En sus orígenes, el teatro de títeres fue usado de manera ritual con el culto a las manifestaciones naturales, a los antepasados, a los dioses o representaciones que invocaban a la fertilidad. Con el tiempo las funciones de títeres se presentaron en prácticamente todas las festividades importantes de las aldeas. En la actualidad, conserva el carácter religioso y social en la celebración de bodas, nacimientos o para prevenir enfermedades y hechicerías. 

Y aunque el origen del teatro de títeres tiene varias versiones, se ha encontrado que en China fue conocido a partir del año 200 d.C. y se le atribuía un origen indonesio: según una leyenda de 121 a.C., un monje taoísta proyectó sobre una pantalla la imagen de la concubina favorita del emperador Wu Han que había fallecido recientemente. En otra versión, un códice budista menciona que en la India ya se conocía el teatro de títeres desde el siglo I a.C. 

Esta tradición teatral es practicada en el Sureste de Asia con ligeras variaciones de su enfoque original. En China, se ha rescatado con temas y obras actuales, mientras que en la India, las representaciones se desprenden de los dramas, historias, leyendas, cuentos, episodios del Ramayana, Mahabharata, ciclo Malat y temas del Islam que llevan un mensaje moral, religioso, educativo, político y constituye un medio de control social. Sin embargo, actualmente, se encuentra en proceso de extinción y deformación.

  Los materiales utilizados para la elaboración de los títeres son pieles de diferentes animales: en la India del búfalo acuático o carabao, cabra y venado; en China de burro y carnero; en el Sureste de Asia de búfalo, pero también se hacen de madera. En todos los casos se complementan con varillas de bambú o cuernos de animales. Los de piel se usan en el teatro de sombras Wayang Kulit; los de madera: Wayan Golek, conocidos como de bulto y Wayang Klutik, aplanados. 

El tamaño de los títeres varía según la región, por ejemplo en la India suelen ser de la estatura de una persona mientras que en China alcanzan 30 centímetros. Unos representan figuras sentadas, mientras que otros son muy estilizados como los de Indonesia. En China es común que vayan montados sobre animales, los javaneses y balineses siempre están de pie. También hay títeres diseñados para que se cambien sus cabezas y permitir la representación de varios personajes. 

Los escritores, en lengua sánscrita, de la India antigua, atribuyen la creación del teatro de títeres a la diosa Parvati, esposa del dios Shiva en la tradición hinduista. Se dice que la diosa fabricó un muñeco ingenioso que nunca mostró a su esposo ya que lo ocultó en una montaña, pero Shiva siguió a su esposa y encontró el escondite. Al verlo se sorprendió tanto ante la belleza y gracia del muñeco que lo dotó de vida, enviándolo al mundo de los hombres. 

En algunos estados de la India el teatro de sombras es un arte vivo. Sin embargo, su uso se ha limitado con el tiempo y también se ha modificado. Los titiriteros constituyen compañías que viajan de pueblo en pueblo, se trasladan en bueyes y pertenecen a la casta de los Kille Ketas. 

Comentarios