Los oscenses reciclaron de media el pasado año 36 kilos de cartón y 22 de envases

La empresa pública Grhusa (Gestión de Residuos Huesca S.A.) ha elaborado un balance del año 2016 sobre la recogida de basuras en la ciudad de Huesca y que refleja una serie de datos positivos en lo referente a la práctica del reciclaje por parte de los ciudadanos.

En primer lugar, los valores de recogida selectiva son superiores a los del año 2015. A lo largo de 2016 la recogida selectiva del papel y cartón ascendió a 1.878 toneladas, lo que supone un incremento del 4,38% sobre el año anterior y un 6,46% sobre 2014, alcanzándose los 35,96 kilogramos por habitante y año, con lo que continúa la senda de ascenso que ya se inició el pasado curso en este sentido.

En el caso de los envases de plástico, latas y briks se superaron las 1.129 toneladas, lo que constituye un aumento del 7,98% con respecto al año 2015 y del 11,32% sobre el 2014, lo que sitúa a la ciudad en la cifra de 21,62 kilogramos por habitante y año.

En lo referente a los envases de vidrio se recogieron en 2016 un total de 900 toneladas, una cantidad similar a 2015 y un 4,5% superior a la del año 2014 (con lo que se mantienen los 17 kilogramos por habitante y año), y de la que se extrae también que deben intensificarse los esfuerzos en la separación de los envases de vidrio por parte de los ciudadanos así como en la separación y recogida de los grandes productores como son los restaurantes, bares o cafeterías.

Por último, los residuos correspondientes a la fracción resto supusieron una recogida de 16.501 toneladas, lo que evidencia un crecimiento del 1,38% con respecto a la cantidad de este tipo de deshechos recolectada en 2015. Si a esta cifra se le añaden las 2.129 toneladas de fracción resto recogidas en el punto limpio de la ciudad se alcanzarían los registros de 0,97 kilogramos por habitante y día por parte de los ciudadanos de Huesca.

Reciclaje de aceite doméstico y quinto contenedor

El pasado año el Ayuntamiento de Huesca firmó por primera vez un convenio de colaboración para la recogida y recuperación de aceite doméstico usado en la ciudad con Grhusa y la entidad Naturalmente Social Recikla por el cual se instalaron una serie de contenedores especiales en la ciudad, ignífugos, de color naranja y con una capacidad de 450 litros.

A este respecto, el balance de Grhusa señala que desde el pasado mes de octubre se han recogido un total de 1.520 litros en los diferentes depósitos repartidos por la ciudad, que permiten conservar el aceite en condiciones óptimas para su posterior reconversión en multitud de materiales como biodiesel, jabón, cera, pintura o barniz.

Por otra parte, también en octubre el Ayuntamiento puso en marcha el Plan Piloto de Recogida y Compostaje de Materia Orgánica en el barrio de María Auxiliadora, por el que se colocaron una serie de depósitos de color marrón, conocidos también como el quinto contenedor, y en los que solo puede introducirse materia orgánica. Un proyecto con el que se pretende contribuir a reducir la cantidad de residuos generados e implementar políticas que permitan la valorización y aprovechamiento de los mismos para otros usos como el compostaje.

Desde Grhusa, entidad que gestiona este plan, apuntan que la prueba piloto funciona de forma positiva, con 932 familias inscritas sobre una población total de 3.800 habitantes. En cuanto a los residuos recogidos indican que se han recolectado más de 18.000 kilogramos, en los que se encontraron unos valores de materiales impropios del 0,9%.

Comentarios