Mucha Ilusión y cariño en Graus para ver a los Magos de Oriente

Reyes magos Graus

Con termómetros que marcaban 0 grados a las seis de la tarde antorchas para iluminar el camino, música para animar el recorrido y todo salpicado con el cariño e ilusión de los niños, así era la llegada de los Reyes Magos a Graus. Melchor, Gaspar y Baltasar pasarán la noche en la villa ribagorzana y, este viernes, regresarán a Oriente tras asistir a misa de 12, visitar a los mayores y detenerse en el belén para despedirse de los niños.

A las 18 horas arrancaba, desde el centro recreativo grádense, la cabalgata de los Reyes Magos, con las carrozas y pajes, iluminado, el camino, por las antorchas que portaban niños y jóvenes y animados por la música que ponía la banda de la Asociación Cultural Gradense. Tras recorrer la calle Salamero, la comitiva se detenía en el portal de Linés, donde sus Majestades descendían de las carrozas para, como el año pasado, realizar a pie el camino hasta la plaza Mayor.

Allí les esperaban muchos grausinos, al calor de la hoguera que se encendía en medio de la plaza. El belén viviente se instalaba delante de la fachada del Ayuntamiento, con María, José, el niño, algunos pastorcillos y varias ovejas. Los Reyes se acercaban a ofrecer a Jesús sus presentes y, a continuación, se subían al escenario para dirigirse a los niños que, decía Melchor, les habían escrito muchas cartas. Ya sentados en sus tronos, recibían a todos los niños que querían contarles a sus Majestades sus peticiones.

Como es habitual, los Reyes pasarán la noche en Graus y será el viernes cuando regresen a Oriente. De hecho, Graus es, posiblemente, la única localidad altoaragonesa donde se realiza la cabalgata de despedida a sus Majestades. Tras asistir a misa y visitar a los mayores en la residencia de la tercera edad, se subirán a sus respectivas carrozas para recorrer las calles Barranco y Salamero. Visitarán el belén de Graus e iniciarán el camino de regreso a Oriente.

Comentarios