Gobierno de Aragón continuará la recuperación del claustro de Roda en 2017

El Gobierno de Aragón, a través del Departamento de Educación, Cultura y Deporte, continuará en 2017 las obras de restauración del claustro de la antigua catedral de San Vicente de Roda de Isábena , que es una de las partes más emblemáticas de este edificio, declarado Monumento Histórico-Artístico en 1924 (hoy BIC en la categoría de Monumento) y situado en una localidad ribagorzana que también goza de la declaración de Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Conjunto Histórico desde 1988. El actual estado de conservación del claustro es fruto del lógico deterioro sufrido con el paso del tiempo por este elemento expuesto a los agentes atmosféricos, pero también de las sucesivas intervenciones experimentadas por el mismo desde el siglo XVII y especialmente a partir de 1942 y no siempre acertadas.

Audio sin título

Para detener este proceso de deterioro, el Departamento de Educación, Cultura y Deporte acometía en 2016 las primeras obras de restauración del lado norte del claustro (tanto de la arquería como de los paramentos interiores) y ahora pretende llevar a cabo la restauración de las arquerías de los lados este y oeste en 2017 y continuar así con la recuperación de este excepcional espacio. Los trabajos se proponen para ser cofinanciados con el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), dentro del Programa Operativo 2014-2020. El presupuesto de licitación asciende a 148.404,96 € (IVA incluido).

La catedral más antigua de Aragón

La ex catedral de San Vicente y San Valero de Roda de Isábena es la catedral más antigua de Aragón. Conserva el esplendor del románico y del periodo en el que Roda de Isábena se convirtió en el centro religioso y político del condado de la Ribagorza. Se fundó en el siglo X, después de que Ramón II consiguiera que  Roda de Isábena fuera nombrada sede episcopal. Dada su importancia se declaró en el año 1924 Monumento Nacional.

La catedral se levanta sobre los restos de un castillo y fue consagrada el 1 de diciembre del año 956 con la advocación de San Vicente. Las obras de construcción de la catedral se prolongaron durante dos siglos, debido a que en 1006 los árabes destruyen parte de su estructura. Gracias al obispo San Ramón se termina su reconstrucción en el siglo XII en estilo románico lombardo. El siglo XVIII supone el declive de esta institución religiosa, perdiendo el rango de catedral por el de colegiata para no ser más que iglesia parroquial en la actualidad.

Se trata de un conjunto monumental, situado en la parte alta de la población, formado por la iglesia, tres criptas, una torre y un claustro trapezoidal, al que se añadieron posteriormente la hospedería y un pórtico. La fábrica original es de sillar mediano y presenta en el exterior de  los ábsides decoración de tradición lombarda como lesenas, arquillos ciegos y bandas de esquinillas.

La iglesia presenta planta basilical de tres naves que se dividen en tres tramos. La cabecera de tres ábsides está precedida por un presbiterio bajo el que se abren tres criptas. De igual forma se divide en tres naves la cripta alojada bajo el ábside central. Las cubiertas y soportes son parte de la reconstrucción del templo en el siglo XII. Así,  las naves laterales se cubren con bóvedas de arista, de cañón apuntado en el presbiterio y en la central se sustituyó posteriormente una techumbre de madera por bóveda de cuarto de esfera. Las naves de la iglesia se separan por pilares cruciformes y las de la cripta por columnas que sustentan pequeñas bóvedas de arista.

En su lado norte tiene adosado un claustro románico abierto mediante arquería de medio punto sobre columnas con capiteles historiados e inscripciones funerarias. A través del claustro se accedía a las dependencias de la enfermería, la sala capitular, el refectorio, el dormitorio y a la capilla de San Agustín.

Comentarios