El menor condenado por la muerte del Guardia Civil de Barbastro no podrá acercarse a la viuda y la hija del fallecido

La Audiencia Provincial de Huesca ha aceptado uno de los puntos del recurso presentado por la acusación particular y ha dictaminado que el joven no podrá acercarse a la viuda y la hija del fallecido.

En su resolución, los magistrados han añadido las prohibiciones de aproximarse, a menos de cien metros, de la viuda y la hija de José Antonio Pérez, y comunicarse, por cualquier medio o procedimiento, con ninguna de las dos hasta que se inicie el internamiento de 6 años acordado en la sentencia. Se ha desestimado la prohibición de acercamiento al resto de los familiares de la víctima, medida que reclamaban la viuda y la hija, por considerarla demasiado genérica e indeterminada.

La acusación particular presentaba sendos recursos a la sentencia y a las medidas de libertad vigilada, mientras que la defensa presentaba un recurso a la sentencia.

La magistrada del Juzgado de Menores de Huesca imponía al menor una medida de seis años de internamiento en régimen cerrado y libertad vigilada con asistencia educativa durante cinco años más. Además, la privación del derecho a obtener permisos de conducción durante dos años.

Tras la conclusión de los nueve meses en régimen cerrado y hasta que la sentencia sea firme a petición del Ministerio Fiscal, la magistrada acordaba la libertad vigilada para el joven, como se encuentra actualmente desde el día 4 de diciembre.

La medida de libertad vigilada conlleva para el joven las obligaciones de presentarse diariamente en el Juzgado de Menores de Huesca o en el de Barbastro y ante la Policía Local de Barbastro los sábados, domingos y días festivos; residir en su domicilio de Barbastro y la prohibición de ausentarse sin autorización judicial de la localidad de residencia y la prohibición de salir del territorio nacional debiendo entregar su pasaporte, si lo tuviera. Ahora no podrá acercase a la viuda y la hija de José Antonio Pérez.

Los hechos ocurrieron la noche del 4 de marzo de 2016 en un control de alcoholemia ubicado en una rotonda de acceso a la localidad de Barbastro. El joven, en aquel momento menor de edad, se negó a detener su vehículo y emprendió una huida en la que estuvo a punto de arrollar también al compañero del agente atropellado.

Comentarios