Miles de litros de agua de San Julián de Banzo siguen perdiéndose en las conducciones

Casi tres años después de que se denunciara, sigue perdiéndose una gran cantidad de agua, decenas de miles de litros al día, en la conducción que lleva el agua de los manantiales de San Julián de Banzo a las balsas de Loporzano, donde se almacena. Todo hace indicar que la tubería estaría taponada, por cal y vegetación, como ramas o raíces de árboles, por lo que el agua retorna y se acaba saliendo.

El agua sale de forma constante y en grandes cantidades. Subiendo por la carretera de Loporzano hacia Barluenga, a unos 500 metros del cruce, es perfectamente visible, por un par de puntos, la salida de agua, que mana con fuerza y que se pierde por la carretera, creando casi una acequia. La sensación es engañosa, puesto que podría parecer que, en lugar de un problema en la tubería, estamos ante un manantial del que brota agua en cantidad.

Junto a la carretera, se construyó hace ya un tiempo un sifón, que coge el agua de San Julián y la lleva hasta los depósitos. Una parte de esa agua se sale por la misma arqueta. Los expertos aseguran que la tubería que une este sifón con el siguiente, a unos 300 metros, estaría taponada, lo que hace que el agua retorne y se produzca semejante pérdida. Los cálculos que se han hecho hablan de unos 300.000 litros de agua al día. La tubería que está o taponada o con reventones, tiene una antigüedad de unos 90 años. Una posible solución debería ser la construcción de una tubería paralela en ese tramo.

Hace algo menos de tres años, desde el ayuntamiento de Huesca se indicó que se pasarían cámaras por las tuberías para encontrar dónde se hallaban los problemas y, después, poder actuar. Sin embargo, el agua continúa fluyendo y perdiéndose en el monte.

Siempre se ha dicho que las conducciones de agua a Huesca presentan numerosos problemas. Un ejemplo sería Vadiello. Del embalse salen hacia la capital 250 litros de agua por segundo, y a Huesca llegan 100, por lo que 150 litros por segundo se pierden por el camino.

Comentarios