Yesa+no denuncia más deslizamientos en la ladera y a mayor velocidad

La ladera derecha del recrecimiento del embalse de Yesa se desliza cada vez por más puntos y a más velocidad. Así lo denuncian la asociación aragonesa Río Aragón-COAGRET y la navarra Yesa+no, que este jueves aportaban la información en una rueda de prensa en Zaragoza en la que mostraban su preocupación y volvían a exigir a la CHE que paralice el proyecto de recrecimiento y lo revise.

Tanto la CHE como los diferentes responsables políticos siempre han asegurado que esas obras son seguras, pero los estudios encargados por estas asociaciones al doctor en ciencias geológicas de la Universidad de Zaragoza, Antonio Casas, y al geólogo Antonio Aretxabala, lo contradicen.

Iker Aramendía, presidente de la Asociación Yesa+no, asegura que los datos de la propia Confederación Hidrográfica del Ebro muestran que en el último año han pasado de cerca de 35 a más de 40 los puntos en los que se observan deslizamientos. A esto se añade el aumento en la velocidad de los movimientos de tierra. Por todo ello vuelven a denunciar la situación de peligro en la que se encuentran los habitantes de Sangüesa como él, y la irresponsabilidad de continuar con el recrecimiento.

Recuerda este habitante de Sangüesa que en el año 2013 300 personas fueron desalojadas de sus casas de urbanizaciones de Yesa por el deslizamiento producido, y que durante más de un año vivieron con el miedo de tener que salir de corriendo de sus viviendas. Allí se comprobó, explica, “que los datos sobre los que se asienta el proyecto de recrecer el embalse son erróneos pero aún así continúan las obras y el gasto de millones de euros, y no se revisa el proyecto”

“Somos conscientes de que hay que asegurar la presa vieja, también lo son en la propia CHE, pero sigue empecinada y se niega a comparecer ante los gobiernos de Aragón, Navarra y el de España”. Estas asociaciones vuelven a exigir una moratoria del recrecimiento porque se trata de “un verdadero problema de seguridad”.

Comentarios