La Ribagorza pone en el punto de mira de 2017 la N-260, N-230 y la UVI móvil

La presidenta de la Comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena, mira al año recién iniciado con la esperanza de ver cómo, a lo largo del mismo, se hace realidad alguna de las reivindicaciones del territorio como la N260, la N230, o la ubicación de una ambulancia medicalizada que mejores los tiempos de respuesta para las comarcas de Ribagorza y Sobrarbe.

El 2016, recordaba la presidenta comarcal, ha sido un año marcado por los temas presupuestarios que obligaron a incrementar la aportación de los Ayuntamientos. El compromiso fue que la medida sólo afectara al 2016 por lo que, Pena espera que el Gobierno de Aragón cumpla sus compromisos, y esa medida se quede en algo extraordinario.

Del año finalizado, la presidenta destacaba el trabajo realizado desde los servicios sociales, con más de 200 personas usuarias de la atención domiciliaria y más de 30 dependientes que se benefician también de la ayuda a domicilio.

Le gustaría a Lourdes Pena que, en 2017, no se repitan situaciones vividas el año pasado, especialmente, las relacionadas con la situación económica, y que, alguna de las reivindicaciones del territorio, pueda ser una realidad, la N260, con el inicio de las obras, mejoras de seguridad en la N230 o la ubicación de una UVI móvil. En este sentido, explicaba que se reunieron, ambas comarcas, Ribagorza y Sobrarbe, con el consejero, y que las sensaciones fueron buenas.

Otra asunto que espera que no se repita este año es la situación que se vivió en el pantano de Barasona y en el municipio de La Puebla de Castro que se quedó sin suministro de agua y fue necesario el uso de camiones cisternas para abastecer a la población.

Un problema detectado y diagnosticado, decía la presidenta comarcal, es la despoblación, sangrante, decía, y de difícil situación. Desde el territorio se reivindican las mismas oportunidades, mientras que, las administraciones aprovechan el descenso poblacional para ir aminorando servicios. Se refería a la visión distinta de quienes llegan a disfrutar del territorio y que nos ven, decía Pena como ‘unos privilegiados’, y a la dureza de vivir día a día, con escasez de oportunidades.

Comentarios