El presidente del Robres, Sergio Moreu, anuncia su marcha al final de temporada

Moreu accedió a la presidencia hace cuatro años y antes había sido jugador. En total 15 años vinculado a un club en el que lo ha sido todo y por el que ha dado todo. Ahora anuncia que “situaciones personales y familiares, así como laborables hacen que no pueda dedicar todo el tiempo que este club necesita” y que cree que “es el momento oportuno de dejar paso a gente nueva y que se involucre en un proyecto apasionante al cual hay que quererlo, mimarlo y dedicarle mucho tiempo”. Su marcha se producirá al final de la presente temporada.

Carta de despedida de Sergio Moreu

Hace cuatro años tomé las riendas del Club Deportivo Robres como presidente. Un reto ilusionante cargado de momentos inolvidables; unos con sabor agridulce y otros con sabor a gloria de los que he aprendido y crecido hasta hacer del Club Deportivo Robres un referente en el futbol aragonés.

Tras más de 15 años ligado al club de mis amores es momento de emprender otro camino en el mundo del futbol al cual me gustaría seguir ligado de una forma o de otra. Situaciones personales y familiares, así como laborables hacen que no pueda dedicar todo el tiempo que este club necesita.

Me siento afortunado de todos los momentos que he vivido en el club, pero creo que es el momento oportuno de dejar paso a gente nueva y que se involucre en un proyecto apasionante al cual hay que quererlo, mimarlo y dedicarle mucho tiempo.

El Club Deportivo Robres es tan grande que, aunque las personas nos vayamos quedando en el camino el club siempre permanece. Este próximo verano dejare la presidencia del club. Un club humilde, pequeño y familiar, pero al corriente de pago, con una masa social impresionante y la ayuda de instituciones y empresas locales, comarcales y provinciales siempre presentes. Todo ello es gracias a los magnificas personas que posee este club. Sin su esfuerzo y compromiso no seriamos lo que somos.

Gracias en especial a Mariano Muñio porque sin el nada de esto hubiese sido lo mismo, a Miguel Angel Lacruz por ser quien nos animó a meternos en esta locura, Manolo Gardeta y Rafa Alcubierre por su inestimable ayuda desinteresada. A Lorenzo Serrano y Javier Bolea porque como yo llevan muchos años en esto y siempre por amor al arte. A Chamon y Charly por su ayuda y su sonrisa diaria. Y a nuestro eterno José Mari, nuestro chico para todo. Es de recibo, asimismo, mostrar mi sincero sentimiento de gratitud al Ayuntamiento de Robres, a las empresas colaboradoras y sobre todo a nuestros socios.

Gracias a la afición del Robres, de la que presumo orgulloso allá por donde voy. Gracias a todas las personas con las que durante estos años coincidí, discrepé, ayudé o me ayudaron, pues de todos he recibido enseñanzas que me han permitido intentar mejorar cada día. Gracias en especial a mi familia por aguantarme todos estos años en esta locura llamada futbol.

Miro al futuro sabiendo que este es, sin duda, el momento adecuado para dar el relevo dentro del club si bien seguiré apoyando y ayudando en todo lo que sea necesario.

Muchas gracias y Aúpa el submarino amarillo. Viva el Robres.

Comentarios