Un triple en el último segundo deja al Magia Huesca sin la victoria en Marín

Peñas Magia Huesca Marín partido baloncesto

En un final de infarto, Andrés Miso con un triple sobre la bocina desde más de siete metros daba la victoria a su equipo por 73-71 en un encuentro que pudo sentenciar Bulic que cometió pasos al ir a machacar completamente solo el aro gallego, unos segundos antes, y que hubiera cerrado el partido. De nuevo la mala fortuna se cebó con los de Sergio Jiménez que no solamente pierden, sino que lo hacen de la forma más cruel puesto que tuvieron la victoria en su mano. Se suma una derrota más y son ocho consecutivas las que lleva el Magia Huesca.

Como había anticipado el técnico peñista, era un partido para tener la cabeza fría y los dos equipos estuvieron muy pendientes de no fallar y del rival, más que intentar hacer su juego. En el primer cuarto comenzó mandando el Marín Peixegalego, pero el Magia se rehízo bien terminó por delante con 20-21.

No cambió la decoración en el segundo cuarto en el que la igualdad llevó a que al descanso el resultado fuera de 43-37 y todo estuviera por decidirse. Fue en el tercero donde el Marín estuvo más acertado y se fue por delante con 61-56 ante un Peñas algo más nervioso y fallón en sus acciones de ataque.

Pero cambiaron las cosas en el último cuarto, el Magia Huesca salió decidido a por el triunfo y el acierto le permitía ponerse por delante con el 67-68 y entrar, tras unos minutos de fallos continuos por los nervios de los dos conjuntos, en un último minuto trepidante. El Peñas dominaba por 67-71. Una canasta más adicional dejaba el resultado en 70-71 con la quinta falta de Fontet.

Los peñistas tenían posesión y aguantaron bien hasta que Bulic recibía solo en un contraataque donde machacó el aro rival, los colegiados pitaron pasos, y el balón era para Marín que con poco más de un segundo sacó de banda y Andrés Miso hundía un poco más al Peñas con su canasta sobre la bocina para darle el triunfo a su equipo.

El Magia Huesca ha tocado fondo con ocho derrotas seguidas, y ésta, además de cruel, se produce ante un rival directo que supera ahora a los oscenses en la clasificación con una victoria más y el baskeaverage. La situación se pone complicada y el palo anímico es muy fuerte antes de recibir a Lleida el lunes día 23 en el Palacio de los Deportes.

Comentarios