El Presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia se reúne con empresarios en CEOE Aragón

reunión ceoe comisión nacional mercado

La Confederación de Empresarios de Aragón (CEOE Aragón) celebraba este martes un encuentro empresarial con José María Marín Quemada, Presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La reunión permitía a los asistentes conocer de mano de su máximo responsable las líneas prioritarias de acción de este organismo, así como las posibilidades de consulta y colaboración con el mismo desde el tejido productivo.

A la reunión, que también contaba con la participación del Presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia de Aragón, Javier Oroz, asistían empresarios de las tres provincias aragonesas que forman parte de los órganos de gobierno de la Confederación.

Tanto José María Marín como el Presidente de CEOE Aragón, Fernando Callizo, resaltaban en sus intervenciones la importancia de la competencia y su defensa para los ciudadanos y para la propia actividad empresarial. Incidían en que las prácticas colusorias e infracciones suponen una competencia desleal para la gran mayoría de las empresas cumplidoras, que puede provocar su expulsión o imposibilidad de acceso a los mercados, así como aumentos de costes y pérdidas de competitividad para las firmas clientes o proveedoras de los infractores, según los casos.

El Presidente de la CNMC abogaba, en este sentido, por que las sanciones deben ser justas y disuasorias; explicando que el 80% de las mismas se acaba pagando, pese a algunas anulaciones o correcciones de cuantía por parte de la Audiencia Nacional. Se estima que la aplicación de la Ley de Defensa de la Competencia ha supuesto entre 2011 y 2015 un ahorro anual superior a 600 millones de euros para las administraciones y los ciudadanos españoles.

También se hacía hincapié en el Compliance o Cumplimiento Normativo como figura legal importante para ayudar a las empresas a prevenir, supervisar y detectar riesgos aplicando medidas de carácter preventivo; así como en la necesaria autorización de la CNMC en operaciones de fusión, compra o sucesión empresarial que puedan suponer riesgos de concentración.

La garantía de la unidad de mercado y, sobre todo, sus fallos era otro de los temas analizados y de mayor preocupación para las empresas, ya que les supone costes económicos y cargas burocráticas añadidos, que lastran su competitividad y, en ocasiones, ponen cortapisas a su actividad en algunas comunidades autónomas. José María Marín se ha comprometido a seguir actuando con firmeza en este ámbito, pese a que la LGUM se haya quedado corta en algunos aspectos.

La posibilidad de consultar desde el ámbito empresarial a la CNMC cualquier tipo de duda sobre sus decisiones y prácticas, así como de establecer a través de CEOE Aragón vías de información y sensibilización empresarial sobre estas materias, a petición de la Comisión, era también objeto de esta reunión.

Comentarios