El acuartelamiento Sancho Ramírez queda en manos del Ejército de Tierra

Cuartel Sancho Ramírez Huesca

El Subdelegado de Defensa en Huesca, Coronel José Mª Rivera ha asegurado que, hoy en día, el Ejército de Tierra no tiene dinero para mantener muchos acuartelamientos como hay en todo el país, y reúne las unidades en bases que tienen espacio para concentrarlas y asumirlas. De este modo justificaba el cierre del Cuartel Sancho Ramírez, decidido por el Ministerio de Defensa. Añadía que la Unidad de Transportes vuelve a Zaragoza, donde ya estuvo en un primer momento. El acuartelamiento, tras su cierre y traslado de la Unidad de Transporte, queda en manos del Ejército de Tierra, que será quien deberá decidir qué hace con él.

El coronel indicaba que los presupuestos con los que cuenta el Ministerio de Defensa no dan para mantener tantos acuartelamientos. La ministra Mª Dolores de Cospedal, afirmó recientemente en las Cortes que con este traslado, su ministerio se ahorra 700.000 euros.

El Ejército de Tierra viene de tener un ejército de unos 300.000 hombres en los años 80 y ahora son 120.000. Esta situación ha hecho que sea muy complicado mantener tantos cuarteles, por lo que hay que concentrarse para ahorrar dinero.

Ese patrimonio queda en manos del Ejército de Tierra. El coronel Rivera decía desconocer qué se piensa hacer en el futuro con ese cuartel.

Imagina que con esta infraestructura puede pasar lo que ocurrió en el cuartel Alfonso I el Batallador de Huesca, cuyos terrenos se acabaron vendiendo para construir viviendas de protección. El coronel recordaba que no ha sido el primer cuartel que se cierra en España, ni va a ser el último.

La Subdelegación, como encargada de la gestión del patrimonio de Defensa, a través del Instituto Nacional de la Vivienda del Ejército de Tierra, sí que se queda con la Residencia Militar, ubicada en el paseo Ramón y Cajal, que pasará a depender de ellos el 31 de marzo. Una residencia que cuenta con una veintena de plazas y que previsiblemente saldrá a la venta.

La Subdelegación de Defensa en Huesca no tiene ningún papel que jugar en este movimiento de la Unidad de Transporte, más allá de atender al personal, una docena de personas, que al no haber querido trasladarse a Zaragoza, no tiene destino en Huesca, y están esperando una vacante en Jaca. El responsable de la Subdelegación de Defensa indicaba que el traslado de la unidad lo decide todo un equipo del Estado Mayor, que lo analizan desde diferentes puntos de vista, y deciden que esto es lo mejor para las Fuerzas Armadas de España.

Comentarios