El 'Ciudad de Binéfar' recoge el premio como mejor proyecto en sostenibilidad y rehabilitación de España

El Hotel& Spa “Ciudad de Binéfar” ha sido galardonado con el premio al mejor proyecto en sostenibilidad y rehabilitación en España, en el concurso Re Think Hotel, tras haber estado nominado entre los diez mejores hoteles de nuestro país en el año 2016. El galardón fue entregado en el marco de FITUR (Feria Internacional de Turismo) en IFEMA Madrid.

El propietario del hotel, Luis Clavería, apuntaba “que para todo el equipo que forma el Grupo Clavería es un reconocimiento al trabajo duro en equipo bien hecho”

Aprovechando la asistencia a una cita de estas características se realizó una presentación del hotel en el stand de Aragón. Durante la misma, la directora, Almudena Anadón, ha repasado historia del hotel desde su nacimiento y como ha crecido el proyecto hasta terminar siendo un hotel con unas características tan singulares. Por otro lado, Luis Clavería, recalcó que el hotel es fruto de una ilusión que había tenido siempre “poder construir un hotel en mi localidad natal para que todos los habitantes de la zona pudiesen disfrutar del mismo”.

Anadón explicó que “la filosofía en la construcción está basada en cosas que se perciben, pero no se ven”. La utilización de materiales de alta calidad, además de la eficiencia energética, ha marcado una de las pautas en su ejecución. Se ha implementado en el proyecto la aerotermia, un sistema novedoso considerado como energía renovable que puede abastecer el aire acondicionado del hotel y a la vez recuperar el 100% de ese calor para dar frío a la instalación. Se prevé que los equipos del hotel den el doble de rendimiento que una instalación normal.

Este hotel que abrirá sus puertas este año dispone de sesenta habitaciones, tres suites y dieciocho habitaciones de larga estancia. El edificio dispone de cinco plantas más dos subterráneas con 130 plazas de aparcamiento. El hotel cuenta además con una cafetería cuyo nombre será “La Paz” haciendo un guiño al antiguo hotel y con restaurante propio. En la cuarta planta del edificio se encuentra el salón para eventos, totalmente diáfano y preparado para recibir a más de setecientos comensales, un espacio modular y con tres zonas de baile. Uno de los espacios más sorprendentes es la amplísima terraza “chill-out” en la última planta del hotel, que habilita un espacio dedicado a discoteca.

Comentarios