La arquitecta Àngels Castellarnau gana el premio nacional de Construcción Sostenible de Castilla y León con su casa de tapial en Ayerbe

Àngels Castellarnau, fundadora de Edra Arquitectura km 0 y una de las pocas especialistas en arquitectura en tierra en España, recibió este martes un nuevo premio con su casa de tapial ubicada en Ayerbe. En esta ocasión, este proyecto de vivienda sostenible ha sido seleccionado entre 110 participantes, 39 de Castilla y León, y 71 del resto de España (tres de Aragón), de los que 17 han resultado finalistas. La arquitecta señalaba que espera que el galardón ayude a promover la arquitectura sostenible en tierra y a concienciar sobre el uso de materiales y técnicas que reduzcan el impacto ambiental y la emisión de CO2.

Este galardón llega después de ganar el Terra Award, el Premio Internacional de Arquitectura Contemporánea en Tierra Cruda el pasado mes de julio (entre más de 350 presentados de todo el mundo), ahora este singular proyecto de arquitectura bioclimática llevada al máximo ha sido premiado por el jurado de los Premios de Construcción Sostenible de Castilla y León, galardones de referencia en el sector, en la categoría de residencial unifamiliar. La entrega del premio ha tenido lugar hoy, en el transcurso de una jornada que se ha celebrado en la sede de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente en Valladolid.

Los VI Premios de Construcción Sostenible de Castilla y León son una iniciativa de la Consejería de Fomento y de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, en colaboración con el Instituto de la Construcción de Castilla y León. Se trata de un evento bienal, enmarcado en la estrategia de impulso y promoción de una mejora de la calidad de vida del entorno urbano y medioambiental. Los premios se otorgan en las categorías de residencia unifamiliar, residencia colectiva, equipamiento, otras actuaciones e investigación.

La casa de tapial ubicada en Ayerbe está inspirada en las construcciones locales antiguas de tierra de la zona en lo que respecta a orientación, morfología y materiales locales. El análisis del ciclo de vida realizado por la arquitecta ha demostrado la reducción del 50% de las emisiones de CO2. En su construcción se utilizaron materiales km 0 como piedra, tierra y paja de la zona, que representan el 80% del peso del edificio. También se usaron tejas, cal hidráulica, madera y lana de oveja que proceden de un radio de 150 km. Con su propia vivienda, Castellarnau ha llevado al límite todas las técnicas y materiales posibles de bioconstrucción para lograr una casa natural, sostenible, con la mayor eficiencia energética y comprometida socialmente con su entorno. Ventanas diseñadas especialmente para un mayor aprovechamiento de la luz, contraventanas correderas termoprotectoras, aljibe para el reutilización de agua de lluvia, revocos interiores de arcilla que acumulan la temperatura, caldera de biomasa, etc.

Àngels Castellarnau ha investigado la arquitectura tradicional desde hace diez años, renovando las técnicas y depurando los sistemas constructivos utilizados en cada zona. La arquitecta catalana afincada en Ayerbe ya está inmersa en dos interesantes proyectos, pioneros en tierra, que empezarán a construirse en 2017: un hotel bioclimático de cinco estrellas en la turística zona del Matarraña (Teruel), de tapial, y otro alojamiento turístico, la rehabilitación de una masía del siglo XIX en Collbató (Barcelona), con bloques de tierra comprimida (BTC), que a su vez contará con un muro trombe. En ambos casos se trata de proyectos globales que buscan recuperar el vínculo del hombre con el territorio, interviniendo también con huertos, campos de olivos o viñedos.

Castellarnau y su equipo también están trabajando en el anteproyecto de una residencia para artistas plásticos en los Mallos de Riglos (Huesca), zona famosa por su relieve único para amantes de la escalada que ha sido recientemente declarada Monumento Natural para su especial protección. El proyecto del edificio en tierra, promovido por CQTC Branding Talent para Riglos Creative Nest, consiste en una estructura enterrada que se inspira en la técnica local de construcción en cueva. Propone aprovechar el desnivel de la zona para lograr su integración en el paisaje, usar materiales km 0 y técnicas de biocontrucción, como emplear la misma inercia de la tierra para su control higrotérmico, para lograr la reducción de un 40 % de consumo de energía.

Además, la arquitecta está ejecutando varios proyectos tanto de obra nueva como de rehabilitación de viviendas en el Pirineo y pre Pirineo aragonés. Se trata de edificaciones tradicionales o nuevas que han sido diseñadas bajo estándares de Passivhaus o casa pasiva (estándar alemán que implica el máximo de exigencia de eficiencia energética). Además, en estas edificaciones se han empleado materiales de proximidad como tierra, paja, cal, piedra, lana de oveja y madera pirenaica.

Edra Arquitectura km 0 forma parte de Edra Cultura y Natura junto con la empresa vinícola Edra Bodega, abordando proyectos que aúnan agricultura y arquitectura con criterios ecológicos.

Comentarios