El PP carga contra Celaya por su "centralismo de señorito"

Los 'populares' del Alto Aragón han criticado con dureza las declaraciones publicadas en Radio Huesca Digital del consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, que afirmó el pasado miércoles que "los jóvenes y los sanitarios no quieren vivir en Huesca". Celaya achacaba a ese supuesto la falta de personal especializado en los centros hospitalarios de la provincia.

La diputada autonómica Carmen Susín señala que "el auténtico problema sanitario de Aragón es esa actitud de 'señorito' del consejero, que vive en el prejuicio de que los altoaragoneses somos unos provincianos sin derechos". Susín, que mantiene que "a Celaya le ha traicionado el subconsciente", considera que las palabras del consejero de Sanidad implican "un evidente desprecio de la población y una dejación de responsabilidades sin precedentes en un gobierno autonómico. La obligación de Celaya es, precisamente, impedir los agravios comparativos en lugar de asumirlos como si fueran una sentencia justificada e inamovible". Susín recuerda que, en el pasado mandato, Celaya criticaba que los vecinos del Actur, en Zaragoza, tenían que desplazarse hasta la calle Sagasta para recibir atención especializada. "Ese es el único horizonte de Celaya", concluye Susín, "y también su capacidad de gestión".

Los 'populares' subrayan que "si Celaya no se siente capaz de cumplir con su obligación o si se conforma con atender las necesidades de la capital aragonesa, no puede seguir ni un minuto más al frente de la sanidad aragonesa". El PP del Alto Aragón exige así, por tercera vez, la inmediata dimisión de Sebastián Celaya "o su cese fulminante si carece de la dignidad exigible a todo responsable político".

En idéntico sentido se han pronunciado los portavoces 'populares' tanto en el ayuntamiento de Huesca como en la DPH, Gerardo Oliván y José Antonio Lagüens, respectivamente. Oliván afirma que "así se explica, por fin, cuál es el auténtico problema de la atención sanitaria en la ciudad de Huesca. Para Celaya somos ciudadanos de segunda y, en su opinión, nuestra única salida es mudarnos a Zaragoza. Las declaraciones del consejero son un insulto a los vecinos de Huesca. Ha llegado el momento de que Lambán tome las decisiones que el propio Celaya no quiere asumir y proceda a su cese inmediato. De no ser así, todo el PSOE se convertirá en cómplice de un concepto de centralismo que dábamos por superado".

Desde la DPH, José Antonio Lagüens subraya que "Celaya, con sus palabras, está condenando al medio rural. Hasta ahora, ningún gobierno aragonés había admitido con tanta claridad su incapacidad de garantizar los derechos asistenciales de todos los altoaragoneses, vivan donde vivan. Si no es capaz de resolver los problemas en los hospitales de referencia de los habitantes de la provincia, si cree además que son justificables, no debe seguir ni un día más al frente de la consejería".

Comentarios