Avanza el proyecto para la rehabilitación de las pasarelas de Alquézar

El Ayuntamiento de Alquézar licitaba a comienzos de este mes el proyecto de estudio para restaurar las pasarelas. Cabe recordar que el segundo tramo continúa cerrado por los desprendimientos de piedras por las fuertes lluvias del pasado mes de diciembre.

El objetivo primordial es garantizar la seguridad de los visitantes. Este viernes mantenían una reunión con la empresa encargada del proyecto, que espera dar a conocer sus conclusiones el próximo mes de febrero. Posteriormente se desarrollarían las obras de restauración que podrían prolongarse durante unos seis meses.

Tal y como indica el alcalde de Alquézar Mariano Altemir lo deseable sería que las pasarelas fueran un recurso disponible durante la Semana Santa, en el mes de abril, pero lo prioritario es garantizar la seguridad.

Una vez redactado el proyecto está previsto licitar la ejecución de las obras de acondicionamiento de la zona de las pasarelas que tendrá que ejecutar una empresa especializada.

Nuevo modelo de gestion y mayor seguridad en las pasarelas, son las cuestiones en las que trabajan en Alquézar, geólogos e instituciones con el fin de conocer la situación actual tras los desprendimientos que se producían en la zona a finales del mes de noviembre debido a las intensas lluvias.

En la reunión se incidía en que es necesario garantizar la seguridad de los visitantes, y para ello se realizarán revisiones periódicas de la zona, se limitará el acceso y las pasarelas se cerrarán cuando la climatología sea adversa. También se plantea fijar una cuota de entrada a las pasarelas.

Los representantes del Ayuntamiento de Alquézar, Federación Aragonesa de Montañismo, Gobierno de Aragón y Diputación Provincial de Huesca destacaban que es necesario invertir en la recuperación de esta infraestructura puesto que es un activo económico destacado para la localidad y la provincia de Huesca.

La zona afectada por los desprendimientos es de unos 500 metros y corresponde al nuevo tramo que se inauguraba en abril de 2016. Cabe recordar que este nuevo trazado discurre entre la antigua central eléctrica hasta Batán del Molino de los franceses. Con la ampliación la ruta tiene una longitud total de 5.6 km, apta para todo tipo de públicos, con más de 200 metros de pasarelas aéreas, zonas de mirador; un puente colgante y una plataforma con vistas hacia el pueblo y el curso del río.

Comentarios