Huesca será la sede del Congreso Nacional sobre Despoblación

Plan Sobrarbe

La Diputación Provincial de Huesca ha cogido ya el testigo de Cáceres para la celebración del Congreso de Despoblamiento en las zonas rurales. Así quedaba reflejado en la Comisión de Despoblación de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) después de aprobar este miércoles la organización en la capital altoaragonesa de la segunda edición de esta cita, que se desarrollará previsiblemente en la segunda quincena del mes de junio.

Una cita de referencia nacional para estudiar medidas concretas que se incorpore para minimizar la despoblación en las zonas rurales. Es una situación problemática y frecuente en distintas zonas de la España de interior, como por ejemplo el Alto Aragón. El presidente de la Diputación Provincial de Huesca (DPH), Miguel Gracia, subraya que “urgen acciones transversales en las administraciones para que impulsen iniciativas de repoblación”. La atracción de nuevos habitantes es fundamental para la pervivencia del medio rural, pero para ello se deben implantar los máximos servicios posibles en esas áreas.

Cabe recordar que la Diputación Provincial ya ha reivindicado en varias ocasiones estudiar acciones concretas, como medidas fiscales y ayudas económicas para la vida de familias, empresas e iniciativas piloto en el mundo rural. Otros aspectos que se consideran prioritarios son el apoyo a la mujer en los escenarios rurales y ayudar a los ayuntamientos para la promoción de su zona, forma de vida y servicios.

Desde la DPH, su presidente indica que las políticas nacionales y comunitarias condicionan en muchas ocasiones la vida en este tipo de territorios, porque priorizan el desarrollo urbano. Añade además que el concepto de despoblación va muchos más allá de pueblos vacíos; tiene un cariz sentimental porque representa “la desafección de nuestra generación con un medio al que pertenecemos”.

EL 60% DE LOS MUNICIPIOS ESPAÑOLES SUBSISTEN CON MENOS DE MIL HABITANTES

La Comisión de Despoblación de la Federación está formada por 25 alcaldes de pequeños municipios, altos responsables provinciales y dos senadores, que dan voz a los más de 4.700 municipios españoles que se encuentran en riesgo de despoblación.

Precisamente, en la reunión de este miércoles se ponía de manifiesto el riesgo de extinción que tienen muchos de estos municipios. En la actualidad subsisten con menos de mil habitantes 4.995 de los 8.125 municipios que tiene España. La inmensa mayoría de esas casi cinco mil localidades sufren el continuo envejecimiento de su censo demográfico y un mínimo o nulo relevo generacional, con escasas o nulas cifras de natalidad.

Este es uno de los datos que aporta el informe Población y despoblación en España 2016, que ha sido presentado a la Comisión de Despoblación de la FEMP por su presidente, Juan Antonio Sánchez Quero, que también preside la Diputación de Zaragoza, en un encuentro celebrado este mediodía a la que han asistido también, en calidad de invitados, varios miembros de la Comisión de Diputaciones.

El informe presentado alerta de que sigue agravándose la crisis demográfica y de que sus efectos comprometen el futuro de cada vez más municipios españoles. Son ya 2.652 las localidades que subsisten con censos de menos de 500 habitantes. De estas, 1.286 (casi dos de cada diez municipios españoles) ni siquiera pasan de los cien vecinos empadronados: 48 más que en 2015 y 358 municipios más de los que había en el año 2000 con menos de 100 empadronados.

Entre 2015 y 2016, España ha perdido 67.374 habitantes, pero esa sangría poblacional se ha concentrado mayoritariamente en las áreas rurales, ya que la suma de población de las capitales de provincia españolas ha ganado unos 14.000 habitantes durante el último año.

Comentarios