Los viajes escolares a la nieve evitan el cierre entre semana de algunos hoteles en Jaca

La época de esquí es la columna vertebral de la economía de muchos valles pirenaicos pero conlleva la concentración de gran parte de la demanda en los fines de semana. Una solución a ello son las ofertas entre semana y en esta lucha, los viajes escolares se han demostrado rentables. Es lo que ocurre en el valle del Aragón, donde algunos hoteles evitan el cierre de lunes a jueves con estas excursiones que se alargan entre 4 y 5 días. Varios hoteles de Jaca trabajan con ellos y estos días sus calles se llenan de cientos de jóvenes de diferentes puntos de España.

Pedro Marco, empresario propietario de dos hoteles en la capital jacetana, habla de hasta 600 chavales los que se pueden alojar en sus establecimientos en alguna semana.

La ocupación este año está siendo similar a otras temporadas. Se concentran en las semanas finales de enero y durante el mes de febrero. No es un público de poder adquisitivo, pero evitan que algunos establecimientos cierren entre semana, con la consiguiente repercusión para el empleo.

Suelen ser grupos amplios. Llegan fundamentalmente de Madrid y Aragón, pero también de colegios valencianos, de Burgos, Galicia, Andalucía o incluso Canarias.

Se trata de un cliente muy específico que no encaja bien con otros perfiles por lo que se intenta no mezclar, explica Marco. Tras la jornada de esquí buscan otras actividades de ocio y en este punto el Ayuntamiento se coordina con empresarios hoteleros y organismos privados para ofertar diferentes actividades entre las que destacan la Pista de hielo y las visitas adaptadas a la Ciudadela o al Museo Diocesano.

Este tipo de turismo puede volver puntualmente algunas semanas durante la primavera. Otro de sus elementos a valorar es que los jóvenes de hoy pueden suponer una semilla para visitas futuras.

Comentarios