Los medicamentos protagonizaban las nuevas charlas de la Escuela de Salud en Los Monegros

Numeroso público asistía a las dos nuevas charlas que, bajo los títulos de “Cómo leer el envase y prospecto de un medicamento sin perderse en el intento” y “Medicamentos en Internet: una combinación peligrosa”, pronunciaban las farmacéuticas María Luisa Torres Torres y María José Julián Pascual. El Salón de Actos del edificio cultural municipal Antonio Beltrán se llenaba de público para asistir a esta segunda actividad de la Escuela de Salud de Aragón en Los Monegros, tras la adhesión de la Comarca de Los Monegros a esta iniciativa que, como recordaba la directora general de Derechos y Garantías de los Usuarios del Gobierno de Aragón, Ros Cihuelo, tiene como objetivo “extender las actividades a todo el territorio, con el fin de proporcionar información de calidad, formación y habilidades que mejoren la capacitación de los pacientes, cuidadores y usuarios para tomar decisiones compartidas con los profesionales en los procesos de salud y enfermedad”.

La presidenta de la Comarca de Los Monegros, Judith Budios, introducía esta actividad, organizada por la Dirección General de Derechos y Garantías de los Usuarios del Gobierno de Aragón, en colaboración con la Comarca de Los Monegros y el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Huesca. Budios destacaba que a través de la adhesión de la Comarca de Los Monegros a la Escuela de Salud de Aragón “estamos apoyando y colaborando con las diferentes actividades que ésta realiza en nuestro territorio, con el fin de lograr una mayor igualdad en el acceso a las iniciativas que se realicen”.

La presidenta comarcal destacaba asimismo la labor de las farmacéuticas que trabajan en el medio rural y, en concreto, de las dos profesionales que impartían las charlas y que actualmente desarrollan su trabajo en farmacias de Los Monegros, “por contribuir a que un servicio tan importante como es el farmacéutico permanezca en nuestro mundo rural y, por lo tanto, por contribuir con su labor a que nuestros pueblos estén vivos, a fijar población y a que sus habitantes tengan calidad de vida”.

Es el caso de María José Julián que está al frente de la farmacia de Sena y del botiquín de Castelflorite, donde desarrolla un trabajo con una marcada vertiente social. Julián destacaba en su intervención que sólo se pueden comprar por internet medicamentos que no requieran receta médica y sólo pueden vender por este método farmacias abiertas al público, legalmente autorizadas. “Todo lo que está fuera de ahí es ilegal y nos arriesgamos a adquirir medicamentos falsos y, lo que es más grave, peligrosos para nuestra salud”, decía Julián, quien añadía que “en España contamos con una red de farmacias amplia, muy accesible y cercana, pero si decidimos comprar por Internet, debemos hacerlo mediante webs legales que son farmacias autorizadas para vender a través de la Red”.

Por otro lado, la intervención de María Luisa Torres, farmacéutica de Sariñena, se centraba en las claves para interpretar la información que aparece en un prospecto de medicamento “que en ocasiones puede resultar farragosa. No hay que agobiarse al leer un prospecto, porque si hay alguna duda o no se sabe interpretar hay que dirigirse a su farmacéutico de confianza que somos muy cercanos y asequibles y estamos encantados de ayudar. Ante la duda, hay que preguntar porque existe el riesgo de no tomar el medicamento o realizar mal el tratamiento y esto puede ocasionar problemas de salud”. Tanto el prospecto como la caja del medicamento son dos fuentes de información muy importantes, por lo que Torres recomendaba “no tirarlas y guardarlas junto con el medicamento en su envase original”. Para Torres, el farmacéutico es un profesional experto en medicamentos, “pero también abarcamos el bienestar sanitario y social. Estamos para resolver dudas y ayudar a interpretar los prospectos o envases. Nuestra función va más allá de la dispensación de medicamentos. Hoy en día somos agentes de salud al servicio del ciudadano y es muy importante la información que podemos dar al usuario sobre los medicamentos. Toda la cadena de profesionales sanitarios debemos ayudarnos para ser más eficaces, pensando en el bienestar del ciudadano. Ante cualquier duda hay que dirigirse al farmacéutico que es tu profesional cercano que te va a asesorar”. Por último, Torres se refería al botiquín casero, su contenido y conservación, así como a la función del punto de reciclaje Sigre que se encuentra en las farmacias y en el que debemos depositar medicamentos caducados, aquellos que no necesitamos, cajas y envases vacíos. “Es una forma sencilla y responsable de reciclar y de contribuir a cuidar nuestro medioambiente”, concluía la farmacéutica.

Comentarios