Rodrigo de la Calle, un cocinero de vegetales, pero no vegetariano

El cocinero madrileño Rodrigo de la Calle inauguraba este lunes los Talleres de Gastronomía que organiza la Asociación de Hostelería de la Provincia de Huesca junto a la Escuela de Hostelería San Lorenzo y la de Guayenrte. De la Calle, explicaba que no es vegetariano, pero sí ama las verduras. Este lunes visitará Huerta Barbereta, un referente nacional de la horticultura, dónde conocerá, entre otras verduras, el broquil, variedad autóctona de coliflor.

Rodrigo de la Calle Rodríguez, tras obtener su titulación en Hostelería, pasó por las cocinas de restaurantes madrileños renombrados como: L´Hardy, Goizeko Kabi, Romesco o Lur Maitea.

La llegada a Elche para incorporarse al restaurante La Taula del Hotel Milenio perteneciente al Grupo Huerto del Cura, marcará su trayectoria profesional. Allí conocerá en 2003 a Santiago Orts, quien le hará cambiar para siempre su percepción del mundo vegetal. A partir de ese momento empieza a cocinar con productos únicos (dátiles, cítricos...) originarios del huerto. Es el incipiente nacimiento de la Gastrobotánica

El destino le llevó hasta Mugaritz , donde la cocina de Andoni Luis Aduriz, supuso para él una segunda revolución profesional: la aproximación y descubrimiento del mundo vegetal, las técnicas de elaboración del foie, el saumado y tantas otras elaboraciones.

Tras su paso por Mugaritz, desembarcó en el restaurante Martín Berasategui, donde culminó su formación junto al gran maestro de Lasarte, cuya influencia aún puede verse en los platos de Rodrigo.

En 2007, dirige su propio restaurante Rodrigo de la Calle en Aranjuez.

Con este restaurante ganó numerosos reconocimientos y lo convirtió en un templo para los gastrónomos, además de obtener una Estrella Michelin y el segundo sol en la guía Repsol.

En 2013 comienza su trabajo como asesor de Frutas y Verduras de Makro y en 2015 inaugura su restaurante “El Invernadero” al que le concedieron en 2016 su primera Estrella Michelin.

Comentarios