La ablación no es un problema ajeno a Huesca

La mutilación genital femenina sigue siendo una práctica habitual para más de 70 millones de mujeres en todo el mundo. Este problema, que tiene su origen en algunos países subsaharianos, también existe en España. No sólo porque hay mujeres que sufrieron la ablación antes de trasladarse a España, sino también porque desde Huesca se realiza una intensa labor para que estas familias no viajen a sus países de origen y mutilen a sus hijas presionados por el entorno. Hace años que los centros de salud de Huesca no encuentran casos de mutilación reciente, pero sí problemas derivados por una ablación realizada hace tiempo.

En Huesca provincia hay contabilizadas unas 450 niñas de esos países de riesgo que podrían ser susceptibles de ser mutiladas. Para que esto no ocurra los centros de salud, los colegios y algunos grupos de mujeres de origen africano realizan una importante labor de concienciación para que esta tradición no se perpetúe. Además, los profesionales médicos cuentan con una herramienta que se ha demostrado muy útil. Hacen firmar un documento oficial a los padres para que cuando viajen a los países de origen si se encuentran con presión familiar puedan esgrimir un compromiso firmado y la amenaza de problemas legales si no lo cumplen.

Médicos del Mundo Aragón y el Instituto Aragonés de la Mujer organizaban este martes una Jornada de Formación para trabajadores sociales. Es parte del programa del Día Internacional de la Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina.

En el año 2008 se constituyó en Huesca una comisión interdisciplinar para trabajar esta realidad y Aragón puso en marcha en el año 2013 un protocolo de Prevención y Actuación ante la Mutilación Genital Femenina en Aragón, que fue diseñado por los departamentos de Ciudadanía y Derechos Sociales, Sanidad y Educación en colaboración con médicos del Mundo.

Todos los esfuerzos contra esta práctica recogen sus frutos y la Organización Mundial de la Salud ha declarado que esta lacra con 4000 años de historia puede desaparecer con la próxima generación.

Comentarios