El Museo Diocesano de Barbastro- Monzón, pendiente de las obras en litigio

museo diocesano barbastro

En 2010 se inauguró este centro museístico. Desde entonces, se ha convertido en “el referente artístico” para la ciudades de Barbastro y de Monzón y buena parte de la zona oriental aragonesa. Hay unas 350 piezas expuestas de forma permanente en este espacio. Los responsables del museo confían en que en los próximos años, al fin, se amplíe la colección con las obras retenidas en el Museo de Lérida.

La actual colección de obras recoge más mil años de historia del propio territorio con una gran variedad de estilos artísticos. El pasado año lo visitaron 14.000 personas. La Asociación de Amigos de este Museo crece cada vez más; en este momento supera los 330 socios contando con tres patrocinadores y veintisiete protectores. Este centro museístico cuenta con un amplio apoyo social y es una referencia patrimonial en la zona oriental de la provincia de Huesca.

Entre las obras que se encuentran en la exposición destacan pinturas, tejidos, orfebrería, esculturas, y vírgenes románicas y góticas. La mayoría son procedentes del antiguo Museo Diocesano y se restauraron por cuenta del Gobierno de Aragón. La gestión del museo corresponde a un patronato del que forman parte el obispado de Barbastro-Monzón, Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Huesca y Ayuntamiento de Barbastro. La Obra Social de Ibercaja colaboraba en la puesta en funcionamiento y acondicionamiento del nuevo Museo Diocesano de Barbastro.

El Departamento de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón adjudicaba en el año 2006 a la unión temporal de empresas, Estructuras Aragón S.A. y Ocinsa Obras y Construcciones S.A., las obras de remodelación del Palacio Episcopal y su entorno. El proyecto, redactado por el arquitecto José Miguel Ferrando, contemplaba la ubicación en el Palacio Episcopal del futuro Museo Diocesano, las dependencias de la Diócesis, y los archivos diocesano y municipal. El nuevo volumen no sólo da continuidad exterior entre edificios sino que establece una coherencia funcional en el interior. Del actual edificio se conservarán las fachadas, artesonados, y la recuperación del patio como circulación.

El Museo ocupa el volumen del Palacio con fachada hacia la plaza y a la calle Palacio, además de la ampliación al jardín distribuyéndose en las plantas baja, primera y bajo cubiertas actuales, más dos plantas sótano de nueva creación.

Las dependencias de la Diócesis y los Archivos Diocesano y Municipal ocupan el edificio orientado a la calle Palacio, la calle Academia Cerbuna y al jardín exterior. En este volumen se alojan todas las dependencias administrativas, distribuyéndose en las plantas baja, primera y tercera. La existencia de los archivos con personal independiente obligó a elegir un emplazamiento que fuera próximo a la diócesis por el uso de sus fondos desde la misma y, además, una independencia para el archivo del ayuntamiento de Barbastro.

Comentarios