Soro se reúne con representantes del valle de Chistau por los problemas en su carretera de acceso

Uno de los túneles de la A-2609 de acceso al valle

Los municipios de Plan, San Juan de Plan y Gistaín reivindican históricamente soluciones “inmediatas” para mejorar la circulación y la seguridad en los túneles de la carretera A-2609. Este miércoles a las 13:30 horas, el consejero de Vertebración del Territorio, José Luis Soro, se reúne con representantes del valle de Chistau para abordar posibles medidas para mejorar dicha vía.

Desde Plan, su alcalde José Serveto confía en que el consejero detalle cuándo comenzará la instalación de semáforos que limiten la bidireccionalidad en los túneles, algo pendiente desde el pasado mes de septiembre.

No obstante, señala Serveto, son necesarias medidas de mayor enjundia para solucionar las dificultades de circulación y seguridad. Los problemas en esta vía vienen derivados de la altura del gálibo de 3.7 metros y una anchura media en los cuatro túneles de 5.5 metros. Por este motivo, los vehículos pesados, tanto de mercancías como de viajeros, deben pasar con señalistas y no pueden coincidir con otro vehículo que circule en dirección contraria.

El Gobierno de Aragón preparó el pasado 2016 un estudio informativo que recogía propuestas a medio y largo plazo. Entre esas propuestas, el territorio se decantaba por la alternativa 4B: la creación de un nuevo túnel de 2.300 metros, desde la boca del desfiladero hasta su terminación. Hasta que pudiera ejecutarse una medida de este tipo, en el valle de Chistau insisten en que es necesario bajar el firme unos 40 centímetros para minimizar los problemas.

En la zona, lamentan que no haya inversión para este año ni tampoco para el siguiente. El Ejecutivo autonómico planificó por ello una solución provisional que consistía en la instalación de semáforos que limitaran la bidireccionalidad en los túneles, pero todavía no se han instalado.

A estas circunstancias hay que sumar sucesos como el del pasado domingo día 5; un desprendimiento que dejó incomunicados durante ocho horas a los 500 vecinos de los siete pueblos que conforman el valle de Chistau. Carecen de un acceso alternativo.

El alcalde de Plan, José Serveto, indica que esta carretera “aísla y limita” al territorio porque muchos visitantes “no quieren exponerse a los riesgos que supone esta carretera” y se necesitan soluciones “inmediatas”. Estos túneles llevan construidos más de un siglo.

Comentarios