Secastilla acogió un encuentro de trabajo de la lengua ribagorzana

La Sociedat Lingüística Aragonesa (SLA) organizó, el fin de semana, en la localidad de Secastilla, un encuentro con el objeto de compartir experiencias y conocimientos sobre la lengua. Lecturas literarias, rasgos y leyes fonéticas de la variedad ribagorzana, casos de éxito en procesos de revitalización de lenguas o talleres prácticos fueron algunos de los contenidos de un programa del que disfrutaron socios e invitados. El encuentro contó con el apoyo del Ayuntamiento de Secastilla, que en uno de sus últimos plenos ya formalizó su apoyo a la revitalización de la lengua aprobando unánimemente una moción para solicitar al Gobierno de Aragón la calificación del municipio de Secastilla como zona de uso histórica.

El encuentro comenzó el viernes con una presentación de recursos bibliográficos imprescindibles para el estudio de la lengua a cargo de Chuse Raúl Usón, editor y presidente de la SLA. Literatura, estudios universitarios, recopilaciones y otros formatos editados a lo largo de décadas componen un corpus interesantísimo para todos aquellos que quieran profundizar en el conocimiento de esta variedad.

Tras la cena en el bar social, un poncho literario propició un encuentro más relajado y distendido, en el que tuvieron cabida diversas lecturas en ribagorzano. Las lecturas, acompañadas de poncho eleborado con vino de Secastilla, dieron paso a un debate sobre la lengua y los problemas en su uso cotidiano y literario.

El sábado, Xavier Tomás Arias, doctor en Filología Románica, fue el encargado de abrir la jornada con la exposición de los rasgos y leyes fonéticas del ribagorzano. En su exposición se centró en la comparación de algunos de los rasgos más relevantes en diversas lenguas románicas. Conocer las similitudes y diferencias entre las mismas contribuye a la caracterización de nuestra variedad.

La mañana concluyó con la presentación de un caso de éxito en la revitalización de lenguas minorizadas. El caso del occitano, expuesto por Juan Carlos Bueno, profesor de esta lengua en un instituto de secundaria en Toulouse. Se enmarca en un proyecto educativo de origen asociativo conocido como “calandretas”, inspirado hace unos 30 años por la experiencia de las ikastolas vascas.

Usón retomó el hilo en las sesiones de la tarde, que exploraron criterios para la realización de un estándar ribagorzano. Identificar los castellanismos y otros usos no patrimoniales que se han convertido en cotidianos centró gran parte del trabajo. Posteriormente, un taller de traducción dio oportunidad a los asistentes para poner en práctica lo aprendido trabajando en común en las primeras líneas de la gran novela de Gabriel García Márquez, Cien Años de Soledad.

El fin de semana concluyó el domingo con un repaso de expresiones habituales en ribagorzano. El taller fue de los más interactivos, pues los hablantes patrimoniales asistentes proporcionaron información valiosa de primera mano para completar el repertorio presentado que partía de un listado en castellano con equivalencias en lengua catalana.

El balance ha sido muy bueno para todos y al final del encuentro se habló de repetir la experiencia en junio, ocasión para la que se prevén grupos de trabajo que centren y empujen todavía un poco más los esfuerzos de esta organización por recuperar y revitalizar la lengua.

 

Comentarios