Biscarrués-Mallos de Riglos denuncia que llevan 30 años amenazados por un proyecto "urgente" por el que no se ha puesto ni una piedra

Biscarrués Mallos de Riglos

El 17 de febrero de 1987, hace 30 años, fue la primera manifestación contra el proyecto del pantano de Biscarrués. Tres décadas después, la coordinadora Biscarrués – Mallos de Riglos, que se creó en 1992, ha expuesto sus conclusiones sobre estos años de lucha. Denuncian que era un proyecto calificado como urgente, y tanto tiempo después no se ha puesto ni una piedra, se han gastado millones de euros en informes, y los regantes han podido tener agua igualmente. El proyecto está en estudio, todavía no ha salido a exposición pública, y hay dos recursos, presentados uno por la coordinadora, y otro por las cinco asociaciones ecologistas principales del país, que todavía no tienen sentencia, aunque llevan varios años esperando.

Representantes políticos de la zona, Marta de Santos, alcaldesa de Murillo de Gállego; José Torralba, alcalde de Biscarrués; Fernando López concejal de Santolaria de Gállego; y Jesús Estachod, presidente de la coordinadora, han explicado en rueda de prensa en la DPH que no es admisible que toda la zona lleven 30 años viviendo bajo la amenaza de un pantano. Unos pueblos que han seguido su desarrollo y crecimiento económico y demográfico a pesar de no saber que va a pasar con su futuro, aunque esta situación les ha condicionado todo este tiempo.

Han vuelto a desglosar los perjuicios económicos, medioambientales y sociales que tendría este proyecto para negocios y vecinos. Por el tiempo que lleva parado creen que ya debería ser desechado. Añadían que vistos los precedentes de otros proyectos ya hechos en Aragón, los regantes quizá no podrían pagar el precio del agua de ese embalse. Comentaban que no tiene que ir ligado al de Almudévar, porque son independientes. Para volver a defender su causa, y explicar sus argumentos organizan el 18 de marzo una jornada festivo-reivindicativa en varios pueblos de la zona.

Lamentan que durante estos años siempre han tenido muchas dificultades para acceder al proyecto y sus datos, aunque ellos han investigado para conocer todos los detalles. Han llegado hasta Europa con su lucha, aunque la amenaza sigue presente.

Comentarios