El presidente aragonés dice que no aceptará ningún chantaje político, ni entregará la cabeza de un consejero como un trofeo de caza

Javier Lambán Violeta Barba

Podemos, tras la última reunión mantenida este viernes, con el PSOE, tendente a desbloquear los presupuestos autonómicos, habría puesto como condición para continuar, que dimita el consejero de Hacienda, Fernando Gimeno. El presidente Javier Lambán decía que se ha hablado de un 'impasse' y un tiempo de espera para encontrar una solución, y negaba que existan motivos para la desconfianza a que alude Podemos. Asegura que se trabajará para recuperar la confianza perdida, pero era tajante afirmando que no se someterá a ningún tipo de chantaje político.

La reunión de PSOE y Podemos para desbloquear la falta de presupuestos en Aragón ha terminado sin acuerdo. El partido morado ha pedido la salida del Gobierno del consejero de Hacienda, Fernando Gimeno, y los socialistas dicen que es un "chantaje" que no van a aceptar. En la primera toma de contacto, el jueves, en la que se veía la botella medio llena, Podemos había puesto tres condiciones, pero no explicitó la que era más polémica, la que se refería a la "reestructuración" de este departamento que "pasaba necesariamente por la retirada, el cese, la dimisión" del consejero Gimeno, ha dicho la portavoz Maru Díaz, informa Radio Zaragoza.

En el PSOE han sido claros: por ahí no pasan. "No se puede aceptar eso, una cabeza a cambio de un presupuesto; no vamos a aceptar un chantaje", ha remarcado Javier Sada, visiblemente enfadado.

Y desde Podemos siguen diciendo que su desconfianza hacia Gimeno es total porque "entendemos -afirman- que el máximo responsable de lo que sucede en un Consejería es el consejero y entendemos que si hay no un problema en una dirección general sino en todas, en última instancia tenemos una forma de hacer política - la del Fernando Gimeno-, que se cree que puede vulnerar al Parlamento", señalaba Maru Díaz.

Lambán, por su parte, aseguraba que en último término, el responsable de toda esta situación no sería nunca un consejero, sino él, que es la cabeza visible del Gobierno de Aragón.

Comentarios