Implantan una prótesis de alta tecnología a un trabajador accidentado de Monzón

Asepeyo prótesis

Según se informa en nota de prensa, la Comisión de Prestaciones Especiales de Asepeyo, órgano de participación que resuelve la concesión de ayudas, ha otorgado una ayuda social por valor de 48.464 euros a un trabajador de una empresa mutualista que sufrió la amputación de los dos brazos a causa de un accidente laboral ocurrido en 2003.

La ayuda se ha destinado a la adquisición de una prótesis Michelangelo de la empresa Ottobock para el brazo izquierdo del trabajador y complementa otras ayudas sociales que ha recibido anteriormente por un valor total de 121.054 euros, entre las que se cuenta una destinada a otra prótesis de alta tecnología para el brazo derecho colocada hace dos años.

La entrega de la ayuda social ha tenido lugar durante un acto celebrado en el centro asistencial de Asepeyo en Huesca en el que han participado el trabajador accidentado y de los profesionales de la Mutua que han gestionado el caso.

En contraposición a las prótesis convencionales, la mano Michelangelo destaca por su naturalidad y ofrece mayor riqueza de movimientos. Entre ellos, una gestualización bimanual normalizada gracias a los dos ejes de movilidad de su pulgar, la dosiflexión de la muñeca a voluntad y otras funcionalidades como poder abrir la palma de la mano completamente. Dispone de una elevada fuerza de agarre y una considerable velocidad que permite automatizar gestos de la vida diaria sin que apenas se note que se trata de una mano ortopédica. Actualmente el paciente es independiente en todas las actividades básicas de vida diaria, instrumentales y de ocio y ha podido integrarse de forma activa en su entorno social sin prejuicio de su imagen corporal.

Mediante la concesión de ayudas económicas, la Comisión de Prestaciones Especiales de Asepeyo promueve tanto la integración social de las personas con una minusvalía causada por un accidente de trabajo o enfermedad profesional así como la sensibilización y el apoyo profesional. Esta función es particularmente significativa en el contexto económico actual, en el que debe existir especial sensibilidad con los trabajadores al efecto de paliar, en la medida de lo posible, las consecuencias de estas situaciones, siempre en el marco legal que regula esta actividad.

De entre las ayudas que concede, destacan la formación para la reintegración laboral, la compensación económica por la pérdida de ingresos como consecuencia de un accidente de trabajo, la especial atención a los casos de gran invalidez, la adaptación y rehabilitación de viviendas, la adecuación de vehículos propios y las ayudas familiares.

En 2015, la Comisión otorgó un total de 258.577 euros en Aragón, repartidos entre 121 ayudas concedidas a trabajadores que sufrieron un accidente de trabajo o una enfermedad profesional. Esto supone un aumento del 83 % respecto a la cuantía concedida en 2014, así como un incremento de un 21 % de los casos resueltos.

Comentarios