El Justicia de Aragón pide la creación de un centro para menores con enfermedad mental muy conflictivos

Fernando García Vicente, ha solicitado al Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón que incluya entre sus proyectos la creación de un centro específico en la Comunidad Autónoma destinado al cuidado y atención de menores de edad con graves problemas de conducta asociados a una enfermedad mental. 

El Justicia ha realizado esta petición en una Sugerencia dirigida a la Consejera María Victoria Broto, en respuesta a la queja de una madre cuyo hijo, bajo la tutela de la DGA, había sido trasladado a un centro de la Comunidad de Madrid ante la falta de recurso específico en Aragón. 

A este respecto, El Justicia de Aragón insiste en la importancia de que estos menores afectados por una enfermedad mental y graves problemas de conducta que hacen imprescindible su internamiento, puedan conservar sus referentes, normalmente familiares, e insiste en que la puesta en marcha de este proyecto necesita el apoyo y respaldo del Departamento de Sanidad, por lo que hace un llamamiento a la colaboración de todas las partes implicadas. 

La Ley Orgánica de Protección a la Infancia y a la Adolescencia prevé claramente esta opción refiriéndose en concreto al acogimiento residencial en centros de protección específicos de menores con problemas de conducta, en situación de guarda o tutela de la Administración, como último recurso y siempre con carácter educativo. 

Para la tramitación del expediente, El Justicia solicitó información a la Administración sobre el caso concreto y sobre la infraestructura de la Comunidad para atender estas situaciones. En respuesta, el Departamento de Sanidad alegó en un informe breve que sus competencias son únicamente sanitarias y que, a este respecto, el menor, al igual que cualquier otro, dispone de la cobertura del sistema de salud de Aragón 

Por su parte, el informe del Departamento de Derechos Sociales describe el modelo de atención seguido con los menores con graves problemas conductuales derivados de una enfermedad mental y que incluye “estrategias de colaboración con las familias para complementar la actuación terapéutica de los centros específicos” 

En su respuesta, este Departamento también reconoce que Aragón carece de un sistema residencial específico que satisfaga y atienda las necesidades de estos menores, pero que ello no impide que sean atendidos con “prioridad absoluta” cuando la situación lo requiere. 

Comentarios