Hollande y Rajoy olvidan la Travesía Central y el Canfranc en la reunión bilateral de Málaga

La Travesía Central y el Canfranc, los dos proyectos de comunicación transfronteriza que abandera Aragón, quedaron sin compromiso alguno en la cumbre bilateral que España y Francia celebraron este lunes en Málaga. De hecho, ni se mencionaron entre los acuerdos que los líderes de ambos países hicieron públicos tras la reunión.

Frente a esos olvidos, los dos presidentes, Mariano Rajoy y François Hollande, sí renovaron sus acuerdos para impulsar el Corredor Mediterráneo y una nueva conexión de alta velocidad a través del País Vasco, por Irún, que se sumará a la actualmente en servicio a través de Figueras. Eso sí, sin fijar plazos para la ejecución de ambos proyectos considerados prioritarios por la Unión Europea.

El propio Mariano Rajoy subrayó el compromiso de ambos países para impulsar la nueva conexión entre los dos Estados por ferrocarril de alta velocidad a través del País Vasco. En virtud del compromiso con esta nueva conexión internacional, que forma parte del Corredor Atlántico, España acomete ya obras para adecuar el trazado ferroviario entre San Sebastián y la frontera con Francia para que pueda acoger tráficos de trenes de alta velocidad.

En concreto, se acaban de poner en marcha las obras de colocación de un tercer carril en las vías del tramo de ferrocarril convencional, el que une Astigarraga e Irún, en el que también se adaptarán las instalaciones de seguridad, señalización y electrificación. El proyecto supone una inversión de unos 165 millones de euros, según datos de Adif. De esta forma, una vez que esté concluida la 'Y' vasca, el AVE que unirá las tres capitales vascas, los trenes podrán continuar a Francia a través de Irún. El país vecino considera prioritario acometer obras en el trazado de su red entre Burdeos y Dax, "para que el AVE llegue en unos años", indicó el propio Mariano Rajoy, según la agencia Europa Press.

Esta nueva conexión AVE entre España y Francia se sumará a la actualmente en servicio, la Figueres-Perpignan, que incluye un túnel bajo los Pirineos. Se da la circunstancia, que desde hace unos meses la gestionan conjuntamente ambos países, que tuvieron que rescatar la infraestructura al quebrar la sociedad concesionaria a la que en 2011 se encomendó su construcción y explotación.

En su comparecencia tras la Cumbre, el presidente del Gobierno español resaltó que los dos países también han ratificado su compromiso con el Corredor Mediterráneo, varios de cuyos tramos se encuentran en obras junto al litoral.

De la Travesía Central Pirenaica y de la ansiada reapertura del túnel del Canfranc, ni palabra.

Comentarios