Los hombres cobran 6000 euros más que las mujeres en Aragón

La brecha salarial sigue existiendo y los datos de algunos sindicatos hablan incluso de aumento desde el pasado 2010. Pero la desigualdad no sólo se ve en el salario, también el número de puestos de responsabilidad ocupados por mujeres o en las cargas familiares que atienden. En Aragón, de las 1.588 excedencias concedidas para cuidado de hijos o dependientes, sólo 110 fueron solicitadas por hombres. El Parque Tecnológico Walqa acogía este martes unas jornadas sobre este tema con motivo de la celebración, cada 22 de febrero, del Día Europeo de la Igualdad Salarial.

Las cifras que maneja el Gobierno de Aragón hablan de una diferencia de en torno a 6000 euros. Mientras el salario medio bruto de un hombre supera los 25.000 euros, el de una mujer es de 18.764 euros. Queda mucho trabajo por hacer. Desde la consejería de Igualdad van a poner en marcha un grupo de trabajo sobre conciliación y habrá más debate en la Ley de Igualdad que han prometido.

Para la presidenta de la asociación de mujeres empresarias, Carmen Fernández, el trabajo que queda por hacer es de todos: empresarios, Administración y sociedad en general.

Los sindicatos aportan datos. Rosa Serrano, responsable provincial de UGT, asegura que el último informe del sindicato habla de un peor dato a nivel regional que nacional. “Las mujeres en España cobran un 23’8% menos que los hombres, una cifra que en Aragón aumenta dos puntos hasta el 25’8%”. Esta diferencia se agrava, explica Serrano, en las mujeres que están en edad de jubilación, “que aumenta 14 puntos”. También pone el acento en el “papel residual” que tienen las mujeres en los empleos relacionados con las nuevas tecnologías de Información y Comunicación, las llamadas TIC.

Desde CCOO Begoña Pérez habla de una situación agravada por la crisis y los recortes y de medidas que quedan pendientes, como las excedencias por cuidado de familiares o los complementos salariales.

El alcalde de Huesca participaba también en la inauguración de las jornadas aportando el término de “feminización de la pobreza”, porque son ellas quienes acceden a los puestos más precarios y las primeras que sufren las consecuencias de los recortes.

Comentarios