Alcalde de Hecho: “El mundo rural pierde población y las administraciones no están facilitando las cosas”

a vivir hecho

El problema de la despoblación en la provincia requiere trabajo desde todas las Administraciones y también desde el propio entorno rural. Esto es algo que saben los habitantes de Hecho, que en el año 1998 decidieron que había que crear un centro para sus mayores. La residencia L’Ausín abrió sus puertas en 2011. Aproximadamente un tercio de la financiación de las obras fueron costeadas por sus propios vecinos. Hoy en día tiene 15 trabajadores fijos y está ocupada por 32 usuarios que pueden seguir viviendo en su entorno.

Es un ejemplo del esfuerzo que realizan los habitantes de las zonas rurales del Pirineo por mantener la vida en sus pueblos. Luis Gutiérrez, alcalde de Hecho, no quita hierro al asunto.“Estamos perdiendo población de una manera muy preocupante”, explica, y lamenta que buena parte de las Administraciones públicas “pasa olímpicamente de una parte del territorio”. Quiere excluir de esta crítica a la Diputación Provincial, en la que sí nota comprensión y destaca los proyectos que se han hecho realidad gracias a sus subvenciones. Pero no siempre es cuestión de dinero, dice, eliminar trabas administrativas es otra de sus reivindicaciones. “No queremos vivir de subvenciones, sino que nos dejen desarrollarnos”.

El alcalde habla de los servicios como ejemplo necesario para asentar población. A ello se refería también el director de la residencia de la tercera edad de Hecho, Andrés Lera, que hacía un llamamiento para que el Hospital de Jaca no pierda servicios, sobre todo para la población más envejecida.

El municipio del Valle de Hecho no llega a los 900 habitantes entre sus cuatro núcleos (Hecho, Siresa, Embún y Urdués). “Sobrevivimos gracias a la implicación de los vecinos”, dice su alcalde. Este sábado sus reivindicaciones y propuestas eran protagonistas en el programa A Vivir de Radio Huesca, que se desplazaba a la zona. Allí se ponía de manifiesto que en el valle “se vive bien”. Tenían cabida en el programa iniciativas locales que organizan propuestas que trascienden a sus habitantes. Los talleres anuales de la Coral Sebastián Alfonso, las pruebas deportivas del Club Asamún de Montaña o el Centro de Interpretación del Megalitismo Pirenaico. Todo ello sin olvidar el trabajo ganadero, que ha sustentado el municipio durante siglos, o el trabajo que se ha realizado para reconvertir parte de su economía al turismo.

Trabajo, esfuerzo y celebración, no en vano, hay quien llama a los habitantes d eHecho “los andaluces del Pirineo”.

Comentarios