La única familia que pagaba la electricidad, sin suministro y acosada por los vecinos para ocupar su vivienda

policía nacional Perpetuo Socorro

Tras la operación de inspección de instalaciones eléctricas que llevaba a cabo el Ayuntamiento de Huesca la pasada semana, la asociación del barrio Perpetuo Socorro y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca han querido denunciar “fallos” en la actuación y han puesto sobre la mesa la situación de injusticia a la que han abocado a algunos vecinos, precisamente a quienes estaban actuando de forma legal. Aseguran que el único vecino que estaba al corriente de pago se quedó sin suministro y, por lo que saben, “todavía no tiene luz”. A esto se suma la situación de incertidumbre que ha vivido. Ambas entidades denuncian que este vecino del número 23 de la calle Valencia, con carta de desahucio para primeros de marzo, “es acosado por sus vecinos con la esperanza de que se vaya para poder entrar en su vivienda”.

Se trata de una familia con cinco niños, una persona dependiente y la pareja de adultos. Cuando se cortó la luz el pasado martes le dieron la opción de acudir a un hostal con toda su familia, pero al parecer la familia lo rechazó “ante la imposibilidad de organizar las comidas en un espacio sin cocina, y con el miedo añadido a encontrar su casa ocupada a la vuelta.”

Por otro lado, explican, la misma noche en que se realizó la inspección de los técnicos de Endesa y del Ayuntamiento aparecieron generadores “dándose la alegre paradoja de que los vecinos infractores volvieran a tener luz mientras que los vecinos legales se quedaban sin suministro”. Por todo ello creen que se debería haber controlado con especial severidad este tema.

La Asociación de vecinos del Barrio del Perpetuo Socorro de Huesca y la Plataforma de Afectados por la Hipoteca en la ciudad quieren mostrar su conformidad con las actuaciones de inspección de instalaciones eléctricas y cortes de luz asociados. Aseguran que son muy demandadas “por la población en un sector del barrio en el que hay personas que viven con miedo de que ocurra alguna catástrofe mientras sus vecinos enganchan la luz”. Hacen falta este tipo de actuaciones de manera preventiva y continuada, explican, y dado el coste de la factura de la luz, consideran “de recibo” que los sistemas de control del fraude sean más efectivos.

Reiteran su apoyo a unas medidas que consideran “necesarias”, pero creen que deben ir acompañadas de unas actuaciones sociales y preventivas. Dado lo complicado del problema, esperan que en las siguientes actuaciones “se tengan en cuenta las complejidades de cada situación familiar y que no se vuelvan a vivir situaciones de injusticia en las que los vecinos más conflictivos juegan con ventaja”.

Comentarios