En Aragón, paradas con pocos estudios, entre 35 y 44 años, y trabajadoras asalariadas, en la misma edad y con estudios superiores

El tiempo medio que las mujeres desempleadas llevan buscando trabajo sin conseguirlo en España es de 17,4 meses. En el caso de Aragón, este periodo se reduce hasta los 16 meses convirtiéndola en la segunda autonomía donde las mujeres están de media menos tiempo buscando trabajo sin conseguirlo. Solo Baleares tiene un periodo medio más breve que el aragonés (12,4 meses). El grupo de mujeres en paro más numeroso es el de 35 a 44 años. A menos estudios, además, mayor tasa de paro femenino. Y si hablamos de mujeres con empleo, el perfil de la mujer trabajadora en Aragón se corresponde con el de una asalariada del sector privado de entre 35 y 44 años, con estudios superiores y que trabaja en el sector servicios.

Son datos que se desprenden de un estudio realizado por Adecco, empresa líder en recursos humanos y referente del mercado laboral, ha analizado cuál es el perfil de la mujer trabajadora y de la desempleada en Aragón, para presentar la radiografía más completa del empleo en clave femenina.

En Aragón hay 53.300 mujeres que buscan empleo y no lo encuentran, que están por tanto paradas. Son 5.100 mujeres menos que las que estaban un año atrás en esta situación (en toda España no llegan a 200.000 las ocupadas que han encontrado empleo en el último año). De ellas, 19.800 buscan empleo sin conseguirlo desde hace más de dos años (37,2% del total), es decir, son paradas de larga duración. Este porcentaje se ha incrementado en 1,7 puntos porcentuales con respecto al año anterior y sigue siendo por amplia diferencia el mayor periodo de tiempo en paro para las aragonesas. A pesar de ello sigue por debajo de la media nacional donde son el 42,8% de las mujeres las paradas de larga duración.

A continuación, hay 8.800 mujeres que se encuentran desempleadas desde hace más de un año y menos de dos (16,6%). En el caso de 7.000 mujeres, llevan así entre 6 y 12 meses (13,1%), en tanto que otras 4.700 lo están desde hace un período de entre 3 a 6 meses (8,7% del total de mujeres sin empleo). Por último, un 10,8% de las paradas en la región está buscando empleo desde hace 1 a 3 meses y un 13,6% lo hace desde menos de un mes.

De las 53.300 desempleadas que hay en nuestra comunidad, el grupo más numeroso es el de aquellas que tienen entre 35 y 44 años de edad, con 14.300 personas, que equivale al 26,8% de todas las mujeres en paro en Aragón. La segunda franja de edad con más paradas es la de mujeres de entre 25 y 35 años (13.200; 24,8%). Es decir que más de la mitad de las mujeres aragonesas sin trabajo (51,6%) durante el año pasado tenía entre 25 y 44 años de edad.

También resulta significativo el grupo de mujeres desocupadas de entre 45 y 54 años de edad, que reúne a 12.300 personas (23,1% de todo el paro femenino).

Los grupos de edad de 55 y más años, y de 20 a 24 años, tienen cada uno poco más del 10% del total de mujeres desempleadas de la región. El primero suma a 6.200 personas (11,6%), en tanto que el segundo agrupa a 5.700 mujeres (10,7%). Un grupo más reducido, de 1.600 mujeres desocupadas, tiene entre 16 y 19 años de edad (3,1% del paro femenino aragonés).

Y según el nivel formativo, el grupo más numeroso es el de las 18.300 mujeres que tienen la segunda etapa de la educación secundaria como máximo nivel, un 34,3% del total de paradas. Por otra parte, 15.900 mujeres sin empleo (29,9%) han alcanzado la primera etapa de la educación secundaria, mientras que 13.700 cuentan con formación universitaria (25,8%).

Teniendo en cuenta el número de ocupadas y paradas de cada grupo de edad se puede calcular la tasa de paro. Desde esta perspectiva se obtiene una relación inversa entre edad y tasa de paro. Es decir, que a mayor edad, menor tasa de desempleo y viceversa. Esto es así en el total nacional y en once autonomías entre las que se encuentra la aragonesa.

En Aragón hay 245.300 mujeres trabajando en la actualidad. El grupo más numeroso de mujeres ocupadas corresponde a aquellas de entre 35 y 44 años de edad, quienes suman 76.900 personas, el 31,4% del total. Le sigue el de mujeres de entre 45 y 54 años, con 65.500 mujeres, que equivale al 26,7% del total. Si a estos dos grupos sumamos el de mujeres ocupadas de entre 25 y 34 años de edad (que suman 48.600 personas, que suponen el 19,8% de las mujeres ocupadas en toda la comunidad), tenemos que el 77,8% de las mujeres que trabajan en Aragón tiene entre 25 y 54 años.

Por lo tanto, los grupos de edad por encima y por debajo de dicha franja tienen un papel secundario, en particular en el caso de las más jóvenes. En efecto, las mujeres de menos de 25 años solo ocupan el 4,8% de los puestos de trabajo, con un total de 11.800 ocupadas. Más importante resulta el rol del grupo de mujeres de 55 y más años de edad, que tiene en sus manos el 17,4% restante de puestos de trabajo aragoneses, que equivale a 42.600 empleos.

De las 245.300 trabajadoras que hay en la comunidad aragonesa, un 86,7% son asalariadas (212.650 personas). Por otra parte, se cuentan 31.325 mujeres (12,8% de las ocupadas) que son emprendedoras. También hay un pequeño grupo de 1.350 mujeres (0,6%) que no son ni lo uno ni lo otro y que se corresponde con miembros de cooperativas, ayuda en el negocio familiar, tareas voluntarias, etc.

Entre las asalariadas, el colectivo más numeroso es el de las que trabajan en el sector privado, con 158.675 personas. Eso equivale al 64,7% del total de mujeres con empleo en Aragón. El 22% que completa el grupo de mujeres que trabaja en relación de dependencia corresponde a asalariadas del sector público, que suman 53.975 personas.

Por su parte, las emprendedoras pueden desagregarse en dos grupos: empleadoras y autónomas (sin empleados). El más nutrido de los dos es el último, con 21.425 mujeres (8,7% de todo el empleo femenino de la autonomía). Las mujeres con empleados a cargo suman 9.900, un 4% del total.

La distribución del empleo femenino según su situación profesional de Aragón es similar a la del conjunto de España. La principal diferencia es el mayor peso del empleo público, que es 2,2 puntos porcentuales mayor (22% y 19,8%, respectivamente). Eso se compensa principalmente con la menor importancia relativa de las asalariadas del sector privado, que es 2,7 p.p. inferior (64,7% en Aragón y 67,4% en toda España).

Los datos anteriores nos permiten deducir que en Aragón, por cada 10 mujeres asalariadas en el sector público, hay 29 que trabajan en relación de dependencia en el sector privado. En el conjunto de España esa relación es de 10 a 34.

A nivel nacional, se cuentan 26 mujeres autónomas por cada 10 emprendedoras con asalariados a cargo. En el caso aragonés, cada 10 emprendedoras se cuentan 22 autónomas.

Es interesante observar la importancia relativa del empleo público femenino en cada comunidad autónoma. En el conjunto español, por cada mujer que trabaja en el sector público hay cuatro que lo hacen en el privado, sea como asalariadas, sea como emprendedoras. En Aragón, el peso del sector público es mayor, pues son 35 las mujeres que trabajan en el sector privado por cada 10 que lo hacen en el público. Con todo, hay cinco autonomías en donde el sector público ocupa un espacio mayor que en Aragón.

De las 245.300 ocupadas que hay en Aragón, el grupo más nutrido, con 115.700 personas (47,2%), es el de aquellas que alcanzaron la Universidad. El grupo que ha alcanzado la segunda etapa de la educación secundaria le sigue en importancia, con 65.700 mujeres (26,8%, la segunda mayor proporción a nivel autonómico), seguido a su vez por el de aquellas que no superan la primera etapa, con 49.900 personas (20,3%). Las restantes 14.000 mujeres ocupadas han completado como máximo la escuela primaria (5,7%).

Si se compara la composición del empleo femenino aragonés según su nivel formativo con la del conjunto del país, la diferencia principal es el mayor espacio que ocupan las mujeres con segunda etapa de la secundaria, que es del 23,8% en toda España. Eso se compensa principalmente con una menor presencia del grupo con primera etapa de educación secundaria.

Comentarios