Teatro del Temple presenta ´La vida es sueño´de Calderón de la Barca en Monzón

El teatro Victoria será el escenario este viernes, día 10 de marzo, a las 22h, donde la compañía del Temple interprete, una de las obras más emblemáticas de Calderón de la Barca, “ La Vida es Sueño”. La actuación se enmarca en la programación cultural del Ayuntamiento de Monzón del primer trimestre de 2017.

La entrada tiene un coste de 8 euros, con el carne del circuito RAEE cuesta 6 euros, y se puede entrar con el Bono Cultural de cinco actuaciones por 25 €

OBRA

Una obra maestra sobre la condición del ser humano, que hoy nos sigue atrapando. “Qué delito cometí contra vosotros naciendo, aunque si nací ya entiendo qué delito he comedido”.

La vida es sueño es verso, es ritmo, es expresión existencial, denuncia frente al poder cruel, reflexión vital. Todo ello podemos encontrarlo aquí y ahora en expresiones estéticas y musicales de cultura urbana.

La Polonia que aparece en el la obra es un mundo opresivo, cerrado, claustrofóbico al que vemos un paralelismo en determinados ámbitos contemporáneos urbanos, con sus propias leyes internas, donde la violencia se expresa en reglas de poder estrictas. Los siete actores, que están permanentemente en escena, van a crear ese mundo casi penitenciario, donde la pertenencia o no al grupo marca la posibilidad misma de la existencia.

La vida es sueño disecciona, con una estructura compleja, muy bien elaborada y de profunda carga simbólica, la capacidad del ser humano para ejercer su libertad frente al destino. Obra filosófica bien sustentada en una trama escénica donde los juegos de poder se cruzan con el deseo y donde la realidad está siempre contagiada por lo onírico.

La vida es sueño es una deuda pendiente con nosotros mismos. Es uno de nuestros textos de referencia, tanto por los temas que desarrolla como por la brillantez con que Calderón los expresa. Es una obra que necesita ser entendida desde la experiencia escénica, por ello creemos que es ahora, con 22 años de rodaje, un buen momento para afrontarla con la profundidad y el Temple necesarios.

Comentarios