Preocupación en Bielsa por la reversión de las centrales hidroeléctricas de Barrosa y Urdiceto

En Bielsa se temían lo peor. Finalmente, se ha confirmado. El Ministerio de Medio Ambiente ha resuelto el expediente de extinción del salto hidroeléctrico de Barrosa. En el documento rechaza las restituciones que exigen el territorio y el Gobierno de Aragón. Es decir, ni habrá una tasa por la ocupación de monte de titularidad municipal ni tampoco compensación para el valle por los perjuicios que genera esta infraestructura.

El Ayuntamiento belsetano presentará alegaciones al documento. Y hará lo mismo con el Urdiceto, cuya resolución está prevista en un plazo de un mes y que previsiblemente irá “en la misma línea”.

La concesión de aprovechamiento de ambas centrales hidroeléctricas caducaba a mediados del pasado año y tienen una producción anual estimada de dos millones de euros. Desde Bielsa señalan que “no es de recibo” que el Gobierno central pretenda apropiarse de todo porque el principal perjudicado por este tipo de actividad es el territorio, con afecciones graves como la falta de agua en el río, tanto para el desarrollo del sector Primario como para actividades deportivas y turísticas.

Este expediente del salto hidroeléctrico de Barrosa es de vital importancia para Bielsa porque sienta las bases de lo que previsiblemente contendrá el de Urdiceto. El alcalde del término municipal, Miguel Noguero, asegura que tiene también su relevancia en el ámbito provincial e incluso nacional por la gran cantidad de municipios afectados por centrales hidroeléctricas.

Noguero plantea las dudas que sigue teniendo con respecto a este proceso. Todavía se desconoce si el consistorio de la localidad seguirá percibiendo unos 50.000 euros anuales en concepto del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) por ambas infraestructuras. Defiende que es uno de los principales ingresos para la corporación municipal.

Barrosa es la tercera central hidroeléctrica del pirineo aragonés que revierte al Estado, una en Panticosa y la de Lafortunada- Cinqueta, cuyo expediente continúa tramitándose después de su caducidad en 2007 y de que la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), según indicaba recientemente el Ministerio de Medio Ambiente, dejara pasar el plazo máximo para la resolución del documento; motivo por el que hubo que incoarlo y comenzó de nuevo el mismo proceso.

Comentarios